1

Cuestionan espionaje celular del FBI en EE.UU.

Frente a las críticas de los legisladores y grupos de derechos civiles, el Departamento de Justicia de Estados Unidos ha iniciado una revisión de los usos del teléfono móvil en funciones de espionaje, que se aplica a través de la tecnología de vigilancia.

Existe toda una técnica de espionaje que hace parecer que uno está comunicándose de manera correcta, y no lo es. El espionaje se basa en la conexión a torres de transmisión falsas. Los simuladores de celular, también conocido por otros nombres, tales como “cazadores de IMSI” o rayas, operan engañando a los teléfonos móviles en la creencia de que se están comunicando con una torre celular legítima, mientras que los datos desde el teléfono, incluyendo identidad, ubicación, metadatos e incluso el contenido de las transmisiones telefónicas, van al sitio donde el operador hackeó la llamada.

Una de las quejas de grupos de derechos civiles es que incluso cuando se llama a una “línea segura”, la tecnología puede recopilar datos sobre otros teléfonos en la zona que se conecten con el simulador, “y esto es una violación a la de privacidad”. 

Durante años, el Buró Federal de Investigaciones (FBI), utiliza la tecnología sin orden judicial, aunque recientemente el gobierno ha comenzado a chequear quiénes son los jueces que emiten este tipo de órdenes de registro, de acuerdo con el informe en el Wall Street Journal. 

El periódico había informado el año pasado que los dispositivos, que se conocen como “dirtboxes”, fueron utilizados por las fuerzas del orden para rastrear a las personas. Los altos funcionarios también han decidido que tiene que ser más abierto el uso de los dispositivos. 

Pero no hay acuerdo en el Departamento de Justicia aún sobre cuánto revelar o qué tan rápido las conclusiones del estudio, dijo WSJ. Algunos legisladores se han opuesto fuertemente a la vigilancia. 

En diciembre, los senadores Patrick Leahy, demócrata de Vermont, y Chuck Grassley, republicano de Iowa pidieron a la administración federal que les suministrara información sobre las excepciones “potencialmente amplias” a una nueva política del FBI para obtener una orden de registro, antes de utilizar un simulador de celular en el sitio . 

Los senadores, por ejemplo, dicen que la política del FBI sobre los usuarios de teléfonos celulares en lugares públicos no tenían una “expectativa razonable de privacidad”, y por lo tanto el uso de simuladores de células de sitio en tal situación no requería una orden de registro. 

Los senadores están preocupados por si el FBI y otras agencias policiales, han considerado adecuadamente los intereses de privacidad de los otros individuos que no son el blanco de la interceptación, pero cuya información es recogida por el simulador, y si una disposición para la purga de la información de estas personas después de un corto período de tiempo era suficiente para proteger la privacidad. 

El estado de Washington aprobó en abril un proyecto de ley para prohibir “el uso de un dispositivo de simulador de sitio celular sin orden judicial”. Algunos otros estados han aprobado o están estudiando alternativas para considerar proyectos de leyes similares.

Mario Augusto Beroes Ríos

Periodista graduado en la UCV en la mención Audiovisual.