1

¿Por qué el 4G no termina de arrancar en América Latina?

Aunque las perspectivas parecieran ser positivas, y los expertos manejan pronósticos a favor, solamente un 2,4% de las conexiones totales en América Latina usa 4G. ¿Costos, problemas de instalación, precios de los smartphones, crisis económica, poco espectro, caída del mercado, poco interés? Realmente es difícil el señalar una característica, o incluirlas a todas, pero los teléfonos inteligentes han sido el pilar de las redes de telefonía móvil de cuarta generación (4G). Esta tecnología, también conocida como LTE, ha ido llegando poco a poco a toda nuestra región con la incorporación de algunas naciones apenas el año pasado.

Un nuevo estudio de la consultora GSMA, dado a conocer en el portal AE, señala que estas redes ocuparon solamente un 2,4% de los 683 millones de conexiones móviles en América Latina durante el primer trimestre de 2015. Una cifra bastante baja teniendo el 8,4% que se presenta como promedio a nivel mundial.

Una de las principales barreras de su adopción, según Amadeu Castro, director de GSMA Brasil, son el alto costo del servicio, las dificultades de infraestructura y un clima macroeconómico desafiante y algo inestable.

Otro gran punto en contra es la asignación insuficiente de espectro 4G adecuado, en especial en las frecuencias inferiores a 1GHz , como la banda de 700 MHz que todavía no está disponible en naciones como Chile, Colombia y Perú.

A esto se suma, también, el alto costo de los terminales LTE, que todavía no son del todo accesibles en la región y que presentan, en promedio, un precio desde 15% a 25% superior a los que no poseen esta tecnología.

4G: Llegada de liebre y expansión de tortuga

“LTE ha sido la tecnología digital que más rápido ha llegado a América Latina, luego del primer lanzamiento global. En el caso de GSM, fue lanzado en 1992 y para el año 98 ya estaba en varios países de la región. La primera red global de LTE ocurre en el 2009 y llega a América Latina en 2011, que son sólo dos años. Existen un efecto de simultaneidad, osea, las redes se están desplegando en América Latina al mismo tiempo que en otras naciones del primer mundo como España, Italia, Bélgica, entre otros”, señala José F. Otero, Director para Latinoamérica y Caribe de 4G Americas.

Los primeros países en recibir redes 4G fueron Brasil y Uruguay durante fines de 2011. Desde entonces, un caso de claro éxito ha sido la nación más grande de América Latina. ¿Por qué? La clave habría estado en la dinámica competitiva de los operadores de este país, además de las obligaciones de cobertura impuestas desde un comienzo y la intención de innovar de los mismo usuarios.

Dentro de los países con mayor adopción, también destacan México y Colombia, ambos con una adjudicación de espectro de LTE temprana, en 2012, y con un incentivo estatal por tener un país más ligado a la innovación en tecnologías de la comunicación e informaciones.

“Llegamos mucho más rápido a LTE que con otras tecnologías. Eso es bueno porque no estamos atrasados, un punto siempre crítico en la región. Pero a la vez, como fue tan pronta su llegada no tienes las mismas economías de escala. Es decir, no tienes tantos fabricantes de teléfonos con LTE”, señala Otero.

En el otro extremo, en el podio de la baja adopción aparecen varios países de Centroamérica como también Argentina, Venezuela y Chile. En el primer caso, el principal punto en contra han sido los cambios de asignación de espectro, que no se realizaban desde hace más de una década en este país.

 Chile sin embargo, aparece como un personaje atípico dentro de este grupo, porque si bien llegó bastante tarde a las redes LTE ha presentado un crecimiento importante y rápido, que lo podría dejar dentro de los tres países líderes en adopción de esta tecnología para fines de 2015 o a comienzos de 2016.

¿Qué jugará a su favor? Principalmente el próximo despliegue de la banda de 700 MHz y una aceleración de la adopción de estos servicios por los clientes, más adeptos a la alta tecnología.

En el caso de Argentina, ya se han anunciado 900 radiobases de LTE funcionando por parte de Movistar y las otras operadoras también comparten números similares. En Perú, se está viendo un crecimiento de una forma bastante saludable. Y en Venezuela, ya se realizó una asignación de espectro 4G a fines de 2014. Osea, estamos hablando de 4 de los 7 mercados más importantes de telecomunicaciones de toda América Latina que anteriormente no representaban gran cantidad de suscriptores, que va a cambiar este año. Esto, más el crecimiento que vamos a seguir viendo en Brasil o en México, nos sugiere que si terminamos 2014 con 12 a 13 millones de suscriptores, este año se va a más que duplicar esa cifra y posiblemente, hasta incluso más que triplicarla. Deberíamos terminar en 2015 con 30 a 40 millones de usuarios que es algo muchísimo más alto que se tenía para el año pasado”, comenta el Director para Latinoamérica y Caribe de 4G Americas.

 De esta manera, si bien las cifras que da a conocer GSMA pueden parecer poco alentadoras, el crecimiento de estas redes podría ser sumamente alto sólo durante los próximos meses. Otros informes, como el correspondiente a la consultora Pyramid Research, aseguran que la región podría alcanzar incluso un 4,2% de 4G con respecto al total de suscripciones móviles para fines de 2015.

Hasta el minuto ya se han lanzado alrededor de 49 redes LTE dentro de la región y se esperan nuevas para este año, que involucran principalmente a Argentina, Ecuador, Centro América, Perú y Venezuela. En tanto, para 2020 se espera que las redes 4G representen un 28% de las conexiones móviles en América Latina, mientras que las redes 3G serán todavía superiores con el 51% de las conexiones.

El desafío a partir de ahora será la llegada de nuevas ofertas de 4G por parte de las operadoras, como también el lanzamiento de nuevos equipos con un costo cada vez menor pero disponibles con esta tecnología. Sin embargo, toda esta adopción corre paralelamente al lado de otra nueva tecnología, el 5G, que podría llegar en solamente unos años, y que ya tiene atentos a los analistas del mercado, como el caso de Colombia donde Ericsson afirma que en menos de 5 años el país andino usará este tipo de tecnología (http://www.cioal.com/2015/04/27/ericsson-el-5g-estara-operativo-en-colombia-en-menos-de-5-anos/).

Mario Augusto Beroes Ríos

Periodista graduado en la UCV en la mención Audiovisual.