1

TI más flexibles favorecen el negocio

El advenimiento del Cloud Computing ha venido transformando radicalmente la relación entre las empresas y las TI. La meta de alinear al máximo negocios y tecnología es hoy, gracias a la nube, una realidad completamente planificable y alcanzable.

Cloud Computing representa el cambio más disruptivo de las TI de los últimos 30 años, ya que no sólo ha terminado modificando al data center, sino que también transformando  el modelo de negocio de muchos proveedores de la industria tecnológica a nivel mundial”, resalta David Iacobucci, gerente de ventas de Level 3 en Chile.

El ejecutivo agrega que el  principal impacto se traduce en la posibilidad de que las organizaciones cuenten con soluciones de TI que convierten costos fijos en flexibles y se adaptan mejor a sus necesidades. “El rápido time-to-market de las soluciones basadas en la nube respecto de las tradicionales, on-premise, representa un avance cuantitativo y cualitativo; donde conceptos como elasticidad, velocidad de reacción e incluso innovación, se hacen más sencillos en el día a día de la organización, existiendo una total sintonía de las TI con los ciclos de negocios de la empresa”, subraya Iacobucci.

El especialista explica que a partir de la virtualización surgieron las soluciones Cloud Computing, las cuales se caracterizan por ofrecer servicios on-demand, es decir, que pueden incrementarse de acuerdo con las capacidades de la organización. “Las soluciones SaaS o Software como Servicio fueron las que se masificaron más temprano, seguidas por las conocidas como IaaS o de Infraestructura como Servicio, además de las denominadas PaaS o Plataforma como Servicio. El factor común es que permiten a las empresas mejorar procesos en forma inmediata y, por cierto, un fuerte ahorro de recursos en TI”.

La Nube y las Demandantes TI Actuales

Las empresas contaban, hasta ahora, con tres opciones principales para albergar las aplicaciones en los data centers: el hosting tradicional, el hosting virtualizado y las máquinas virtuales bajo demanda.  Sin embargo, a partir de tendencias como el Big Data y la movilidad han surgido nuevas necesidades y desafíos para las empresas. “El exponencial aumento del volumen de datos sumada a la necesidad de acceder a información en tiempo real han transformado el modelo de los servicios de TI en las empresas, estableciendo una nueva forma de comprender el real poder de la nube para reducir costos, mejorar procesos y alinear las capacidades de las TI respecto de sus propios ciclos de negocios”.

“La respuesta tradicional de los departamentos de TI en determinados momentos de mayor demanda era incrementar los servidores físicos o virtuales, lo cual influía en los costos de mantenimiento y administración de la infraestructura. En el mejor de los casos, se quedaban con una capacidad ociosa en su data center. A partir del Cloud Computing y la Infraestructura como Servicio, todo eso cambió, convirtiéndose en un servicio externo, y más eficiente que las soluciones on-premise”, explica Iacobucci.

DEC: Real Elasticidad de las TI

Iacobucci añade que a partir de la consolidación de las soluciones de infraestructura basadas en la nube este tipo de servicios externos son una alternativa que no sólo está al alcance de las grandes corporaciones, sino que también de las organizaciones de menor tamaño.

“En el caso de Level 3, hemos agrupado este tipo de soluciones en lo que denominamos servicios de infraestructura DEC (Dynamic Enterprise Computing) que ayudan a que todo tipo de compañías puedan, en forma acelerada, acceder a recursos dinámicos y de alto nivel para procesar,  almacenar o resguardar sus datos y aplicaciones”, sostiene.

Para el gerente de ventas de Level 3, los servicios DEC ayudan a las organizaciones a evitar la incertidumbre asociada a las altas inversiones en infraestructura, o bien a la obligación de quedar ligado a proveedores de sistemas por largos períodos de tiempo.  De esta manera, explica, los clientes acceden a un conjunto de recursos computacionales (CRC), compuestos por almacenamiento, CPU y memoria, entre otros; que son dedicados y están disponibles en todo momento, sin estar asociados a engorrosos procedimientos administrativos para incrementar o reducir las capacidades.

“El time-to-market de los servicios DEC es veloz, con elasticidad real, con disponibilidad punta a punta y, en términos de costos, es una solución asequible.

Incluso, en Level 3 contamos con un modelo de pago por consumo real de las aplicaciones, modalidad que incluye la posibilidad de usar los excedentes, en caso que los haya en determinados períodos”, comenta el experto. “En otras palabras, no sólo estamos hablando de servicios técnicamente dinámicos, sino también de un sistema de facturación al cliente totalmente flexible”, añade.

Finalmente, David Iacobucci destaca que los servicios DEC de Level 3 permiten, a diferencia de otras compañías que proveen servicios Cloud, elegir la ciudad y el data center desde el cual se le proveerán. “Al igual que en otros lugares del mundo, contamos con una arquitectura distribuida en la región, con Data Centers Premier Elite, lo que nos permite ofrecer un mismo SLA (Service Level Agreement) en toda Latinoamérica.”

Mario Augusto Beroes Ríos

Periodista graduado en la UCV en la mención Audiovisual.