1

¿Sabes a qué se debe el aumento de temperatura en tu centro de datos?

Durante los últimos años, la temperatura dentro de los centros de datos ha ido en aumento, en parte gracias a las cada vez más permisivas restricciones en cuanto a temperaturas de operación dentro de la industria.

Hasta hace una década, la norma operativa indicaba que los centros de datos debían trabajar en un rango de hasta 18°C (65°F) y un 50 % de humedad relativa. Esto contrasta con los centros de datos a gran escala que actualmente operan con excesivas temperaturas de 32°C (90°F), con humedad de entre el 20 y el 80 %. ¿Pero a qué se debe esto?

· Evolución tecnológica. Uno de los mayores cambios dentro de los centros de datos es el equipamiento del mismo, pues actualmente los fabricantes de dispositivos han disminuido la inclusión de elementos como impresoras y drivers de cinta, los cuales requieren de estrictas restricciones de temperatura, permitiendo expandir el rango de operación.

· Refrigeración gratuita. La conservación de la energía es otro de los factores que han influenciado el aumento de temperaturas dentro de los centros de datos, pues cada vez más las empresas se inclinan por el uso de recursos naturales como agua o temperatura ambiente para enfriar sus sistemas, en vez de echar mano de sistemas de refrigeración mecánica. Esto permite que el usuario ahorre grandes cantidades de energía.

De hecho, el número de empresas que han decidido colocar sus centros de datos en lugares con temperaturas ambientales frías la mayor parte del año, va en aumento.

· Cambio de percepción. Antiguamente se tenía la idea de que mientras más frío se pudiera mantener el centro de datos, más tiempo tardaría éste en colapsar ante una falla en el sistema de enfriamiento, pero la verdad es que la temperatura dentro de un centro de datos puede incrementarse de manera dramática inmediatamente después del fallo del sistema de enfriamiento y antes de que éste sea reparado; dando como resultado que actualmente se permita que los centros de datos operen a temperaturas más elevadas mientras se aprovecha la eficiencia de los sistemas de enfriamiento con recursos naturales.