1

Crowdfunding: Sony y Grecia revitalizan fondeos esta semana

Mientras algunos tienen dudas de la “Misión Grecia” en Indiegogo, Sony genera su propia plataforma de crowdfunding para fondear sus proyectos a futuro.

CIO América Latina

Hablar de crowdfunding, en la mente de muchos, refiere proyectos iniciales, startup, aplicaciones, quizás, causas sociales que buscan simpatizantes. Sin embargo, este mercado de más de $ 3,1 millones no tiene límites en sus aplicaciones en las oportunidades que abre. Quizás sea por ello que la multinacional japonesa Sony ha lanzado su propia plataforma de financiación colectiva, con lo que espera contar con recursos suficientes para poder desarrollar los proyectos ideados por sus empleados.

Aunque, de momento, solo estará disponible para clientes japoneses, la plataforma First Flight (primer vuelo) ya cuenta con varios proyectos, como el mando HUIS Remote Controller o el reloj FES e-ink watch, con esfera y correa de tinta electrónica. A pesar de que la plataforma es incipiente, el mando HUIS ya ha alcanzado el 20 por ciento de su objetivo de financiación (5 millones de yenes).
Inicialmente Sony abordó este tema con Kickstarter, portal donde buscan recursos para alguno proyectos y que parece haber “inspirado” la apariencia de First Flight.

Este seria, entonces, un nuevo intento por conseguir beneficios, tras los constantes ‘números rojos’.

Ayudemos a Grecia

Pero, mientras Sony intenta reforzar la innovación de sus empleados, un ciudadano británico llamado Thom Feeney iniciaba la que posiblemente sea la campaña de crowdfunding más ambiciosa de la historia de este sistema: recaudar el dinero para cancelar el desembolso que llevó a Grecia al default, es decir, 1.600 millones de euros.

La campaña, hasta ahora, sigue muy lejos de demostrar la solidaridad de los europeos con la afligida Grecia: aun solo ha recaudado poco menos del 1 por ciento de la acreencia, es decir, la – interesante – de 1.443.788 euros.

No obstante, la curiosidad ha ocasionado el colapso de Indiegogo aunque ya la empresa logró compensar la ola de visitas y recuperar el acceso al sitio. “Estamos experimentando problemas de conectividad debido al abrumador interés mundial en la campaña GreekBailout. Gracias por su paciencia”, explicaban los responsables de Indiegogo en Twitter mientras duraba la crisis.

Toda esta audiencia ha restado tiempo para cuestionar quién ha organizado la campaña crowdfunding y si detrás de ello, existe un proyecto consecuente o es una estafa.