1

Extreme Networks: “IoT integrará más de 25 mil millones de dispositivos conectados”.

Implementar acciones para integrar dispositivos conectados a Internet e IoT, es un tema que la directiva de Extreme Networks se ha empeñado en destacar en el ámbito tecnológico.

De acuerdo a una encuesta realizada por la empresa, un número importante de empresas, organizaciones y gobiernos no están listas para recibir la avalancha de dispositivos que se están produciendo en este sentido. El sector educativo ha sido el único que de acuerdo con la encuesta What’s Keeping Higher Education CIOs Up at Night está reaccionando de manera proactiva a generar acciones para integrar y anticiparse al Internet de las Cosas (IoT).

El Internet de las cosas es una tendencia tecnológica que va más allá de relojes inteligentes o luces controladas con Hand Helds. El Internet de las cosas trae consigo un universo de oportunidades de negocio y a su vez, también implica riesgos potenciales en materia de seguridad en la red.

Gartner predice que para 2020, el Internet de las Cosas (IoT) integrará más de 25 mil millones de dispositivos conectados. Esto implica un gran reto para los CIOs, que de no contar con una estrategia y herramientas de control, visibilidad y medición de perfiles, datos (Big Data) y condiciones de seguridad, se comprometerán las condiciones de seguridad dentro de la infraestructura de red.

A finales de 2017, más del 20 por ciento de las organizaciones tendrán servicios de seguridad dedicados a la protección de las iniciativas empresariales para dispositivos y servicios de IoT.

IoT y la seguridad

Debido a que el Internet de las cosas implica la generación de una cantidad de datos muy grande, la visibilidad de sistemas, procesos y dispositivos de una empresa será clave para la definición de perfiles de acceso y condiciones de conectividad por tipo de dispositivo y sistema operativo, con la finalidad de acotar con seguridad mientras se analizan dichos datos.

Los flujos de datos que anteriormente fueron prácticamente olvidados, ahora fluyen hacia y desde la nube. Algunos de los nuevos retos que los CIOs tendrán que afrontar antes de que el IoT para evitar fallas críticas en la seguridad de la red son:

Datos, código o comandos que fluyen a través de la red podrían revelar información confidencial sobre la operación, usuarios y la empresa.

Los procesos de control podrían ser interrumpidos por mediciones falsas inducidas, haciendo que reaccionen de manera inapropiada o peligrosa, incluso el Internet de las cosas que implica un incremento en ataques enmascarados.

Falsos eventos de seguridad podrían ser desencadenados por comandos falsos desde el exterior, afectando recursos físicos, como agua, electricidad, gas, sin contar que puedan en casos graves, enviados a destinos no deseados.

Nuevas oportunidades de negocio en el terreno de IoT

El Internet de las Cosas generará un nuevo tipo de datos, un big data enfocado a una economía digital y de experiencias para usuarios y marcas. Datos, información, aplicaciones, procesos, capacidades y conocimientos que estarán disponibles, crearán nuevas oportunidades de negocios para mejorar dichas experiencias.

El CIO dejó de ser un ejecutivo sin rostro e importancia en las tomas de decisión en un negocio. El estar a la vanguardia en tecnología, no sólo implica que no existan fallas en la red de manera interna, con los procesos financieros o de comunicación con clientes.

El rol del CIO es vital en esta época de innovación que vivimos debido a que tiene en sus manos la posibilidad y responsabilidad de elevar la conciencia en los diversos niveles de la organización para aprovechar y comunicar inteligentemente esas oportunidades a los tomadores de decisiones y fomentar el pensamiento disruptivo.

A medida que su propia experiencia y conocimientos se afinan en este campo, se llegará a convertir en una parte clave en los consejos de administración y como consejeros de negocio para cada unidad de negocio que busque innovar fuera de lo establecido. La consultora Garther señala que la expansión del IoT generará un impacto económico en consumidores, empresas, organizaciones políticas, hospitales y muchas otras entidades. Estima que el IoT apoyará el gasto total de los servicios de 263 mil millones dólares en 2020. 2.9 mil millones de cosas conectadas estarán en uso en el sector de consumo en 2015 y se llegará a más de 13 millones de dólares en 2020.

 

Mario Augusto Beroes Ríos

Periodista graduado en la UCV en la mención Audiovisual.