1

Email: el mejor amigo de los Millennials

La generación de los hiperconectados valoran tanto la revisión de su email como sus redes sociales.

Algunas tecnologías no creen en los pronósticos y sobreviven (tercamente) a los anuncios persistentes de su inminente desaparición. La opera, el teatro, el libro… y el email son buenos ejemplos de los “duros de matar” que se niegan a desaparecer.

De hecho, algunos analistas pensaron que la mensajería instantánea – primero – y, luego, las redes sociales serian el canto de cisne para el correo electrónico.

Sin embargo, las preferencias de los Millennials le garantizan una larga vida al correo electrónico.

Los números no mienten

Los emails no van a desaparecer, al menos en el ámbito laboral. Es más, su uso está tan arraigado en los hábitos cotidianos, especialmente entre los Millennials, que se estima un paulatino incremente en los próximos años, según se ha desprendido de una encuesta de Adobe Systems.

Veamos los números:

A) Laboral y personal por igual

  • 90% de los encuestados – trabajadores administrativos – ha reconocido consultar el correo electrónico personal en el lugar de trabajo y responder emails laborales en su tiempo libre.
  • La mitad de los encuestados pasan 6,3 horas al día comprobando correos electrónicos: 3,2 horas revisando y 3,1 horas para atender correo personales.

B) A primera hora, a toda hora

  • Casi el 80% de los encuestados ha dicho que mira los emails ante de entrar en la oficina;
  • 30% comprueba su bandeja de entrada nada más despertarse, antes de salir de la cama.
  • La mitad de los encuestados reconoció que, incluso, revisa los correos laborales durante sus vacaciones.

El caso de la Generación del Milenio
Los Millennials – nacidos entre principios de los 80 y principios de los 90 – tienen parte de culpa en la pervivencia del correo electrónico, los encuestados con edades comprendidas entre los 18 y los 35 años ha reconocido que:

  • El 45% abre sus emails nada más despertarse.
  • Más del 25% admite que los comprueba mientras conduce.

“Los Millennials son tan adictos al correo electrónico que casi la mitad no puede ir al baño sin mirar el email“, ha comentado la portavoz de Adobe Systems, Kristin Naragonal referir los resultados de la encuesta.

No obstante, estos mismos “consumidores compulsivos” también muestran las huellas que la mensajería instantánea y las redes sociales han dejado en ellos: el 28% se queja de los correos largos que los obligan a descender demasiado en la página para leerlo completo. Y casi la mitad (40%) preferiría tener que revisar menos correos.
Todo ello permite a los supervisores tener pistas de sus compulsiones y de las mejores formas para hacer que los Millennials lean su información : Sea breve o, al menos, coloque lo urgente en el principio.

Pero créalo: van a leer su correo. No pueden evitarlo.