1

Apple planifica servicio de pagos de persona a persona

El nuevo servicio de Apple podría comenzar a operar en el primer semestre de 2016.

La empresa de Cupertino anunció que se encuentra en conversaciones con los principales bancos para extender su servicio de Apple Pay para que permita pagos de persona a persona.

Las discusiones continúan y no está claro si los bancos han llegado a un acuerdo con Apple, informó The Wall Street Journal el miércoles citando “fuentes cercanas a las conversaciones”.

La información del rotativo señala que está previsto que el nuevo servicio permita a los usuarios enviar pagos de sus cuentas a las de otras personas que utilizan Apple Pay y, dependiendo de los acuerdos con los bancos, podría lanzarse en 2016.

Conversando con los bancos

Hasta ahora, se sabe que hay un número interesante de grandes bancos involucrados en las conversaciones, incluyendo JP Morgan Chase, Capital One, Wells Fargo y US Bancorp.

De concretarse los acuerdos, el lanzamiento seria un hito importante en el floreciente mercado de pagos móviles de persona a persona.

En la actualidad, hay varios servicios que compiten en este mercado, pero su penetración sigue siendo baja entre los usuarios de smartphones, entre ellas se encuentra Venmo, de PayPal, así como los servicios de Google y Facebook.

Jugadores si, usuarios no

El mercado de pagos móviles recibió un gran impulso en su visibilidad el año pasado con el lanzamiento de Apple Pay.

En realidad, el debut ocurrió tres años atrás con Google Wallet, que resultó ser la chispa inicial de un un mercado desarrollado y con amplia competencia.

Sin embargo, el uso global de teléfonos inteligentes para los pagos sigue siendo bajo. Las empresas participantes en el mercado están dispuestas a aumentar a medida que la posibilidad de ganar una porción de cada compra en las comisiones por transacciones.

Pero el nuevo servicio propuesto por Apple, según The Wall Street Journal, no supone que los bancos reciban comisión por participar, lo que podría significar que Apple lo ve como una loss-leader que atraería a más clientes a su iPhone y ayudaría a normalizar el uso de la Apple Pay por los consumidores.