1

Intel apuesta a la tecnología “verde” como medio de transformación en la región

“Estamos comprometidos con el desarrollo de soluciones de tecnología eficiente, que se puede utilizar para resolver los principales problemas globales y reducir nuestro impacto ambiental. Buscamos incentivar a las personas y expandir las oportunidades económicas mediante el acceso a la educación y las nuevas tecnologías. Cultivamos un ambiente de trabajo donde los empleados comprometidos y estimulados pueden prosperar”.

Con estas palabras de la gerente de Responsabilidad Social para América Latina, Rosangela Melatto, se inicia el Reporte Anual, que sobre el tema Intel presenta “no sólo como una reflexión, sino como la forma de trabajar de Intel, ya que cosas así son buenas para nuestro negocio”.

En 2014, Intel encabezó una vez más la lista de la Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos como los mayores compradores de energía “verde” en aquel país, posición que ostenta desde 2008. También sigue avanzando hacia el logro de sus ambiciosos objetivos medioambientales para 2020: el uso absoluto de agua y la disminución de los residuos generados para reducir el impacto operacional.

Intel también compró 3.1 millones de kWh de energía sostenible en 2014, lo suficiente para cubrir el 100% del consumo anual de electricidad en los EE.UU. Desde 2009, también está asociada con terceros para completar 20 instalaciones solares en 12 campus de Intel; en conjunto, estas instalaciones generan 12 millones de kWh al año de energía solar limpia.

Además, hay sistemas solares de agua caliente en varias instalaciones de Intel, así como dos megavatios de células de combustible en California y microturbinas instaladas en bombas de calor eólicas y geotérmicas en la operación de Guadalajara, México.

Fueron más de 10 premios y reconocimientos recibidos por Intel en 2014, lo que comprueba el comprometimiento con el entorno y la sociedad. Recibió los títulos de “empresa de TI más admirada” y se ubicó entre las 100 mejores lugares para trabajar, según la clasificación de la revista Fortune. También transita el 15° año entre los 100 mejores ciudadanos corporativos, que lleva a cabo la revista de Responsabilidad Corporativa de los Estados Unidos.

Un mundo más “verde”

Intel Foundation es el principal patrocinador de la Feria Internacional de Ciencia e Ingeniería (ISEF, por su sigla en inglés). En la edición de 2014, con su trabajo sobre el “Uso renovable de la energía en el departamento de Huiliches”, el equipo de Argentina consiguió el segundo premio de la categoría Energía–Física, con una recompensa de $ 1500.

Cuatro proyectos de Brasil, y uno de el Perú, también obtuvieron el reconocimiento oficial, consiguiendo quedar en los primeros lugares de sus respectivas categorías, con premios de entre $ 500 y $ 1000.

En 2014, Intel también ha lanzado el reto “Make it Wearable”, para estimular a los creadores de tecnologías vestibles. La competición proporcionó orientación y $ 1,3 millones en premios en efectivo para las innovaciones.

Además, un equipo chileno fue el ganador master de la competencia Intel Global Challenge 2014. Los integrantes del grupo desarrollaron una tecnología que utiliza un teléfono móvil como un instrumento de la ciencia, con el fin de democratizar el equipo de laboratorio a través de soluciones educativas de bajo costo.

Durante la última década, Intel e Intel Foundation han invertido más de $ 1 mil millones en programas para mejorar la educación en todo el mundo. Para ayudar a inspirar a los estudiantes a ser innovadores, en 2014 Intel donó 43.000 placas de desarrollo Intel Galileo en 1.900 universidades de todo el mundo.

 

Mario Augusto Beroes Ríos

Periodista graduado en la UCV en la mención Audiovisual.