1

LTE muestra que puede adelgazar para la IoT

La industria ha presentado un chip para dispositivos que utiliza la lenta pero poderosa tecnología LTE Categoría M, mucho menos “glotona” en el consumo de energía.

Pareciera un hecho innegable: la tecnología LTE se ha convertido en la campeona para el servicio de los smartphones pero, en lo que se refiere a Internet de las Cosas (IoT), está empezando a convertirse en un reto.

El martes, Sequans Communications anunció lo que llamó el primer chip LTE Categoría M, una variante de la norma móvil global de baja potencia para objetos conectados como medidores de servicios, sensores de fábricas y wearables.

La compañía afirmó que el chip – llamado Monarch – estará listo para entrar en los dispositivos cuando las redes Categoría M salga a finales de este año o principios de 2017.

Los dispositivos de IoT necesitan un tipo diferente de red: si bien nadie va a usarlos para ver el vídeos HD o ejecutar videojuegos pero – tampoco – nadie los va a enchufar todas las noches para que se recarguen.

Es por ello que necesitan conexiones más lentas que no drenan las baterías, ya que se estima que estén en la calle durante 10 años.

Todos para uno

Upstarts como SigFox , Ingenu y la Alianza LoRa surgieron en los últimos años para satisfacer estas necesidades especializadas con LPWANs (ancho de redes de bajo consumo -AREA, por sus siglas en inglés).

El chip de Monarch Sequans ‘cumple con dos variantes de la categoría M. La primera, la categoría M1, tiene una velocidad de subida de 375Kbps (bits por segundo). La categoría M2 es aún más lenta y menos consumidora de energía y puede cargar datos a 55Kbps. La norma M1 está a cerrarse y la M2 debe estar lista a mediados de este año, de acuerdo con Sequans. M2 ha estado operativa durante algún tiempo, anteriormente con el nombre de banda estrecha-IO o NarrowBand-IoT.

Según Sequans, la tecnología de administración de energía en la que han basado el chip Monarch permitirá que los dispositivos pequeños duren de 10 a 15 años con una batería.

La oportunidad podría ser enorme: Machina Research estima cerca de 1,5 mil millones de conexiones en 2020. Por su parte, 3GPP – el organismo internacional que trajo LTE – adaptará dicha norma por que puede hacer algunas de las mismas cosas.

“El 3GPP permitió que algunos rivales se adelantarán en el tema pero todavía hay tiempo para hacer del Categoría M un éxito”, respondio a través de un correo electrónico el analista de Machina, Godfrey Chua.