1

En un 90% las empresas no detectan ciberataques

Una encuesta dada a conocer por RSA, la división de seguridad de EMC, señala la existencia a nivel de empresas de una profunda disconformidad en las capacidades actuales de detección e investigación de amenazas. Casi el 80 % de las organizaciones encuestadas manifestaron no estar conformes con su capacidad de detección e investigación de amenazas.

El sondeo de RSA reconoce ampliamente que dicha inconformidad constituye un factor crítico para minimizar los daños y las pérdidas provocados por los ataques cibernéticos. El 90 % manifestó que no puede detectar las amenazas rápidamente, y el 88 % reconoció que no puede investigar las amenazas rápidamente. La incapacidad de detectar las amenazas rápidamente es un factor clave respecto de por qué las organizaciones experimentan violaciones de datos en las que los atacantes pueden permanecer en las redes durante períodos largos antes de ser descubiertos.

Los encuestados no consideraron a ninguna de sus tecnologías actuales de investigación y detección particularmente efectivas, sino que las calificaron, en promedio, como “algo efectivas”. Las organizaciones continúan demostrando una confianza excesiva en SIEM, que, si bien es utilizado por más de dos tercios de los participantes, no aumenta de manera uniforme con tecnologías como herramientas avanzadas de captura de paquetes de red, terminales y antimalware, las cuales podrían mejorar considerablemente las capacidades de detección e investigación de amenazas.

Amit Yoran, presidente de RSA cree que los resultados refuerzan nuestro mayor temor: que actualmente, las organizaciones no están adoptando y, en muchos casos, no planean adoptar, los pasos necesarios para protegerse contra las amenazas avanzadas.

-No recopilan los datos adecuados, no integran los datos que recopilan y se enfocan en tecnologías de prevención antiguas. La realidad actual indica que deben eliminar las brechas en la visibilidad, adoptar un enfoque más coherente en la implementación de las tecnologías más importantes y acelerar el alejamiento de las estrategias preventivas.

Los datos que las organizaciones recopilan actualmente no proporcionan una visibilidad adecuada.  Menos de la mitad de las organizaciones encuestadas recopilan datos de paquetes de red o datos de flujo de red, los cuales proporcionan información confiable sobre los ataques avanzados, y solo el 59 % recopilan datos de terminales que pueden utilizarse para detectar puntos de riesgo.

No obstante, las organizaciones que han incorporado estas fuentes de datos en sus estrategias de detección las consideran extremadamente valiosas: las organizaciones que recopilan datos de paquetes de red asignaron a esos datos un 66 % más de valor por su detección e investigación de amenazas que aquellas que no los recopilan, y las que recopilan datos de terminales asignaron un 57 % más de valor a esos datos que aquellas que no los recopilan.

La integración de datos también es un problema. Un cuarto de los encuestados no integra datos en absoluto, y solo el 21 % permiten que todos sus datos estén accesibles desde una única fuente. El predominio de los datos en silos evita la correlación entre fuentes de datos, ralentiza las investigaciones y limita la visibilidad del alcance integral de un ataque. Solo el 10 % de los encuestados consideraron que pueden conectar la actividad de un atacante “muy bien” en todas las fuentes de datos que recopilan.

Por último, un hallazgo alentador fue el aumento en la importancia de los datos de identidad para ayudar en la detección y la investigación. Si bien apenas más de la mitad de las organizaciones recopilan datos de los sistemas de acceso e identidad actualmente, las que lo hacen asignaron un 77 % más de valor a dichos datos para la detección que aquellas que no los recopilan. Asimismo, la analítica del comportamiento, que puede ayudar a las organizaciones a simplificar la detección sobre la base de la detección de patrones de actividad anormal, es la inversión en tecnología más planificada, ya que el 33 % de los encuestados planean adoptar dicha tecnología en los próximos 12 meses.

Metodología

La encuesta global cuantitativa de RSA se realizó en línea en febrero y enero de 2016.  Todos los encuestadores calificados reportaron todos los datos ellos mismos. Participaron más de 160 organizaciones únicas, de las cuales: el 44 % tiene menos de 1,000 empleados; el 31 %, entre 1 y 10,000 empleados; y el 25 %, más de 10,000 empleados.  Los encuestados representaron 22 sectores industriales diferentes, de los cuales: el 58 % es de América; el 26 %, de Europa y Medio Oriente; y el 15 %, del Pacífico Asiático y Japón.

 

 

Mario Augusto Beroes Ríos

Periodista graduado en la UCV en la mención Audiovisual.