1

El almacenamiento de ROT o qué hacer con la basura tecnológica

El 52% de toda la información que organizaciones en todo el mundo almacenan y procesan actualmente es considerada datos “oscuros”, cuyo valor se desconoce. De manera adicional, otro 33% de los datos se considera redundante, obsoleto o trivial, también conocido como ROT, y se sabe que es inútil.

CIO América Latina|Mario Augusto Beroes Ríos|@marioberoes22

Lo peor del caso, según el informe dado a conocer por la empresa Veritas, y titulado Informe Global Databerg, es que si no se pone un control a todo esto, dichos datos oscuros y ROT , también conocido como sobrecarga, va a tener un costo, que las empresas tendrán que asumir sin ninguna excusa posible que alcanza los $ 3,3 billones acumulativos para administrar en el año 2020.

Los datos ROT ya han sido identificados por las organizaciones como datos redundantes, obsoletos o triviales y proporcionan poco o nada de valor de negocios. Pero aún el 48% de todos los datos almacenados en Dinamarca, el 44% en los Países Bajos y el 43% de todos los datos en los Emiratos Árabes Unidos pertenece a esta categoría. México y Estados Unidos tienen un índice ROT de 30%, 3% mejor que el promedio mundial de 33%.

Las organizaciones continúan creando y almacenando datos a una tasa cada vez mayor debido a una cultura de “acumulación de datos” y a una actitud indiferente respecto a la política de retención de ellos. Estos datos podrían ser cualquier cosa, desde valiosa información de negocios hasta información no compatible.

Roth: Hay que crear conciencia de almacenamiento efectivo.

Hernán Roth, director de Tecnología y Servicios para América Latina y el Caribe en Veritas, advierte sobre la complejidad del problema, “ya que loa acumulación de datos debido a los cambios tecnológicos es u problema real y que se relaciona con costos de almacenamiento y de infraestructura, ya que, a juro, debe haber un lugar donde almacenarlos o guardarlos”.

Roth, de inmediato acude a su computadora. Cliquea un archivo relacionado con el informe presentado por Veritas, el cual le lleva a firmar que los líderes de TI consideran que “apenas el 15% de todos los datos almacenados se pueden clasificar como información crítica del negocio”.

“Esa falsa creencia de que hay que guardar todo, porque no se sabe qué es importante o cuándo voy a necesitar usar un archivo o un correo, o un simple dato constituye un problema económico terrible, ya que para una empresa promedio de tamaño mediano que mantiene 1.000 terabytes de datos, el costo de almacenar su información no crítica puede superar los $ 650.000 anuales; una cifra bastante alta para cualquier empresa.

Cifras astronómicas

Roth sige escudriñando datos en su computadora; mostrando cifras, una más increíble que la anterior. Respira con fuerza y afirma que un terabyte cuesta alrededor de 5.000 dólares en almacenamiento, más lo que conlleva protección, refrigeración, uso de energía, conservación, más costos de productividad y protección ante posibles hackeos.

“Comprender y reconocer que existe una cultura de acumulación de datos es un primer paso para enfrentar el problema. En Veritas ayudamos a guardarlos, pero el personal tiene que aprender a lidiar con los datos y saber qué almacena y qué descarta”

-Es muy importante, en primer lugar reconocer el problema; luego estar consciente de que lo que guardas debe hacerse por un tiempo determinado y entender y manejar los temas regulatorios. Menos mal que las organizaciones, en mayor cantidad, se están dando cuenta de este tema, aunque el problema es que éstas no saben qué datos tienen, qué riesgos pueden contener, y dónde pueden descubrir valor en esa información. Una vez que tengan un panorama de la información más completa pueden tomar decisiones más rápido, con más confianza, y traer a otros accionistas de la empresa para seguir adelante con un plan bien concebido.

-¿Cómo ha sido la receptividad empresarial y cómo vencer el miedo a eliminar datos, que “en algún momento o quizás pueda volver a utilizarlos”?

-Siempre hay reticencia al tema, pero también hay un interés enorme en resolver la situación. Nosotros ayudamos y educamos a las empresas a entender y a buscar una solución al problema de la acumulación de datos oscuros. Algunas lo entienden o son más propensas a solicitarnos la ayuda y la búsqueda de una solución…Pero el problema está ahí, no es tan fácil.

-¿Y quién dentro de la empresa debe asumir la función de dar a entender que hay que eliminar datos?

-El CDO. Creo que esa es su principal función hoy en día, ya que la disrupción en la industria es cada vez menos relevante. Lo relevante es la información, y aquí vuelvo a las cifras del informe que hicimos y donde descubrimos que más del 40% de los datos almacenados no se han tocado desde hace más de tres años, y se los considera añejos, y eso es algo de lo que están conscientes los que lideran los TI

Los datos oscuros pueden ser redundantes, obsoletos o triviales (ROT) o valiosos datos limpios de negocios. Los peores infractores de datos oscuros son Alemania, Canadá y Australia con respectivamente 66%, 64% y 62% de sus datos almacenados definidos como oscuros. La tasa de 52% de datos oscuros de México es el promedio mundial, mientras que los Estados Unidos tiene levemente más del 54%. Además del 18% de México, la mayor parte de datos críticos de negocios limpios e identificados se encontró en China (25% limpios), Israel (24% limpios) y Brasil (22% limpios). Pero esto todavía significa que más del 75% de todos los datos que están almacenando son oscuros o no tienen ningún valor para el negocio.

La carrera a la nube está alimentando el Databerg

Se espera que la adopción de la nube y el procesamiento aumente en más de un tercio durante 2016 a 46% desde 33%, y que Brasil y Estados Unidos sean los líderes con un promedio de 61% de datos en la nube para fines de año. Aunque el motivo a corto plazo es reducir el costo, hay una preocupación cada vez mayor acerca de costos de bloqueo en el futuro, empujar los datos a la nube puede distanciar apenas el problema, sumado a los datos oscuros sin clasificar.

 

 

Mario Augusto Beroes Ríos

Periodista graduado en la UCV en la mención Audiovisual.