1

$ 575.000 millones roba ciberdelincuencia al año

La ciberdelincuencia roba 575.000 millones de dólares al año a la economía global, un promedio de 3.79 millones de dólares en costos, en promedio, en cuanto a fuga de datos en los últimos dos años; es decir un incremento del 23%. Las cifras, preocupantes, forman parte de un informe sobre el costo de las fugas de datos durante el 2015 realizado por Ponemon Institute LLC y patrocinado por IBM.

Analizando el comportamiento de las fugas año  tras año, Symantec considera que los datos robados en cada ocasión son más valiosos o más confidenciales y las consecuencias para las empresas son más grandes que en el pasado.

Según Bank of America y Merrill Lynch, las indemnizaciones de los seguros contra ataques cibernéticos han llegado hasta los 15 millones de dólares, según un estudio de NetDiligence y al mismo tiempo cada vez sale más caro asegurar los activos digitales, lo cual contribuye a que crezca  aún más el precio global de las fugas de datos.

Viendo cifras a nivel mundial en el primer semestre de 2015, aumentó en un 32% el valor medio de las primas para comerciantes, mientras que en sector salud algunas de ellas incluso se triplicaron. Un informe de Reuters, ha aseverado que los deducibles tienden a ser más altos e incluso las aseguradoras no dan pólizas de más de 100 millones de dólares a los clientes en situaciones de riesgo.

La otra cara de la moneda

El año pasado aumentaron prácticamente todos los indicadores relacionados con las fugas de datos; en particular se batieron records en la cantidad de ataques, identidades robadas y “megafugas”.  El principal motivo que impulsa las fugas de datos sigue siendo económico: cuantos más datos tenga alguien sobre un individuo, más fácil le resultará robar su identidad. Por esto, también las aseguradoras, los organismos gubernamentales y las entidades sanitarias están en la mira de los delincuentes, que siempre están buscando obtener perfiles personales más completos.

Ante este panorama, se fundamental que las empresas estén bien gestionadas y que los usuarios actúen con prudencia. Los estándares más recientes en materia de navegadores y sitios web ponen en relieve la importancia del cifrado y la seguridad.

 

Mario Augusto Beroes Ríos

Periodista graduado en la UCV en la mención Audiovisual.