1

MasterCard acelera migración a chips

En el 2017, el mercado estadounidense estará migrando a las tarjetas con chip y ya tanto MasterCard como Visa están apalancando ese proceso.

CIO AMÉRICA LATINA | Por Elibeth Eduardo | @ely_e

Dos semanas, dos anuncios. La semana pasada fue Visa pero ayer MasterCard hizo público sus propios planes para acelerar el proceso de adopción de las tarjetas con chips en el mercado estadounidense.

¿Cómo? Acelerando los procesos de prueba y certificación en los terminales.

“Los cambios podrían reducir el tiempo de certificación y pruebas a un par de horas o, en todo caso, por debajo del par de semanas”, explicó el vicepresidente senior de producto de la entrega-EMV para MasterCard, Chiro Aikat, .

Bajo el enfoque de MasterCard, los bancos tendrán una mayor responsabilidad y flexibilidad para probar los nuevos terminales.

La empresa también redujo el número de pruebas necesarias en un 58% y afirmó que los bancos podrán usar su criterio y experiencia para decidir cuando los terminales están listos para su despliegue.

Menos fraudes

La empresa también dijo que tendrá más recursos dedicados a terceras empresas que integran los nuevos terminales, pero no dio más detalles. Además, MasterCard publicará directrices sobre las configuraciones de prueba de terminales estándar.

“Los comerciantes ahora pueden elegir cualquier proceso de certificación del terminal de pago y no necesitarán ser certificados por cada una de las diferentes compañías de tarjetas”, explicó un portavoz de la empresa.

Muchos minoristas se han quejado de un retraso de varios meses en las pruebas y certificación. Algunos terminales de tarjetas de chip pueden costar $ 500 o más. En la mayoría de los casos, las certificaciones miran el software, así como el hardware y toda la red de pagos involucrados en transacciones.

La aceleración de este proceso por las operadoras y bancos intenta encarar el reto de evitar los riesgos de fraude que podrían ocasionar – a la larga – que los comercios desarrollen sus propias tarjetas (como Wallmart) o que los minoristas se desplacen a sistemas de software como los existentes para celulares que suponen un riesgo (y un costo) menor.

Cabe recordar que las demandas a las operadoras por parte de los grandes almacenes también hace que sea más barato mejorar todo el ecosistema de pagos.