1

Todo lo que necesita saber sobre VoLTE

La avalancha tecnológica siempre genera dudas y temores. Es normal que nos preguntemos cómo funciona; saber qué ventajas tiene, por qué hacerlo. Los cambios son ya algo constante y hay que asumirlos con el dinamismo de siempre.

Luiz Cesar Oliveira, VP de Latinoamérica para Viavi

Con los hábitos de los consumidores, aplicaciones, la conectividad disponible en todo sitio, el creciente flujo de datos y muchas otras tantas tecnologías, vemos un cambio constante y un panorama evolutivo en las telecomunicaciones. Últimamente, sa ha hablado mucho acerca de cosas como VoLTE y en paralelo a esto, Wi-Fi calling.

En primer lugar, vamos a aclararlo, VoLTE (Voice over LTE), es exactamente lo que el nombre dice: un servicio de llamadas de voz en una red 4G. Como consumidores, estamos acostumbrados a hablar de 4G con relación al streaming, descargas y otras actividades diarias en línea, pero  no todo el mundo sabe que la red 4G no fue definida para ofrecer soporte a servicios de voz.

Cada vez que estamos conectados a la red 4G y tenemos que hacer o recibir una llamada, nuestro teléfono vuelve automáticamente a la red 3G para establecer la llamada. Las redes 3G soportan servicios de voz y de datos. Con VoLTE, la red 4G puede también apoyar voz, y, potencialmente- de mejor calidad. La tecnología VoLTE se diferencia  de lo que tenemos hoy con servicios típicos de VoIP (Voice over IP),  como Skype y WhatsApp, que simplemente utilizan las rede 3G o 4G de datos móviles para entregar sus servicios de voz.

Estos servicios por lo general funcionan bastante bien, sin embargo, son susceptibles a la variación de la calidad una vez que simplemente comparten la portadora de tráfico que otros servicios de datos usan. Esto significa que ellos no tienen una tasa de transferencia garantizada y ningún aseguramiento de la calidad del servicio.

Cuando la red está congestionada, por ejemplo, las llamadas VoLTE tendrán prioridad sobre otras aplicaciones mientras Skype y WhatsApp no la tendrán.

Retrocedamos un poco para simplificar. VoLTE utiliza la misma tecnología que conocemos como 4G, pero permitiendo un servicio clave de comunicación desde que se inició y establece una base para lo que la voz será en el futuro. Esto trae algunos beneficios, tales como tiempo de conexión más rápido, voz en alta definición, servicios de comunicación ricos integrados con otros servicios como la mensajería, mejor calidad cuando la red está congestionada y eficiencia energética para la batería del teléfono (una vez que los enlaces se hacen desde un dispositivo a otro sin necesidad de utilizar otras aplicaciones.

Esto genera alguna confusión sobre el tráfico de datos y el impacto en los contratos de los consumidores. Las llamadas VoLTE se pueden cobrar como llamadas comunes en conmutación de circuitos 2G y 3G. A pesar de que voz sobre LTE se transmite como datos / IP, esto no tiene por qué afectar el consumo de datos del cliente.

Este es otro diferencial de los servicios OTT (Skype, Whatsapp, Viber, etc.), que consumen datos del paquete contratado por el cliente. Por otra parte, a medida que la cobertura LTE crezca, la operadora podrá elegir desactivar la red 3G y reutilizar el espectro para otros servicios.

Un servicio adicional que puede ayudar durante la transición es voz sobre WiFi (VoWifi), lo que ayudará a aumentar la cobertura ya que los consumidores podrán hacer llamadas mientras estén conectados a través de puntos de acceso públicos o en casa.

Tiempos más rápidos de conexión y una mejor calidad de voz son beneficios indiscutibles para el usuario. La integración con otros servicios es lo que va a llevar el servicio de voz de una oferta poco atractiva a un servicio que soporta la forma como queremos comunicarnos: con soporte a capacidad de video, integración con mensajería instantánea y redes sociales. Servicios de voz a través de VoLTE se convertirán en un servicio totalmente integrado que el consumidor móvil utilizará de forma flexible como cualquier otra aplicación móvil.

En Latinoamérica, se deben empezar a ver los primeros servicios VoLTE este mismo año, aunque en pequeña escala, con operaciones comerciales a gran escala empezando a partir del 2017.

Mario Augusto Beroes Ríos

Periodista graduado en la UCV en la mención Audiovisual.