Telecom colombianas por debajo del PIB

Las Telecom en Colombia viene registrando desde el año pasado, datos de crecimiento menores al PIB de ese país, asunto que aunque no preocupa todavía al gobierno, si ha encendido las alarmas en el ámbito privado.

Via Revista Dinero
Las cifras de Anif señalan una caída del 1,6% anual durante el segundo trimestre de 2016, similar al dato registrado un año atrás. “El mal desempeño se explica, en buena medida, por un efecto estadístico en contra, pues durante los últimos años (2010-2014) las telecomunicaciones crecieron a tasas elevadas”, advierte el informe.

“Que el sector crezca por debajo del PIB es una señal de alarma, porque usualmente siempre fue un motorizador de la economía”, dice un empresario.

Las preocupaciones se escuchan en el sector de las Telecom o telecomunicaciones que había liderado el crecimiento en el país suramericano. Sin embargo, por el lado del Gobierno, si bien hay preocupaciones justificadas por las empresas de comunicaciones, “cuando se combinan tecnologías de la información (TI) y comunicaciones, no solo no hay decrecimiento, sino aumentos. El Dane hoy todavía no mide los aportes que hace la industria TI a la economía”, explicó el ministro de las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (MinTIC), David Luna.

“Estamos trabajando con el Dane para que entienda la importancia de este tema. Al mismo tiempo, estamos en la tarea de crear nuestros propios observatorios. Hace unos días lanzamos nuestro observatorio solamente concentrado en la industria del software.

LEVEL 3 - COLOMBIA - NETWORK MAPEn Colombia hay 4.000 empresas dedicadas a esta industria, la cual está generando 70.000 empleos con ventas superiores a los $7 billones, tanto acá como afuera del país. Esos son aportes importantes a la economía. Hay que empujar un sector, el de telecomunicaciones, para que se disipen las preocupaciones”, agregó el ministro.

Otra visión

No obstante esta mirada del gobierno, para las empresas de telecom el panorama se ha ensombrecido, desde lo macro y el consumo, hasta las dificultades jurídicas y regulatorias, pasando por nuevos competidores que hace apenas unos años no estaban en el escenario.

Por el lado del consumo, las variables macroeconómicas han venido golpeando la industria. La inversión, para garantizar mejor calidad y mayor cobertura, y obtener licencias de programas de televisión, se hace en dólares y la devaluación en los últimos 18 meses fue de 17,4%.

En el caso de la inflación, ha superado el 10,4% en ese mismo periodo, mientras el Índice de Confianza del Consumidor, aunque se ha recuperado en los últimos meses, viene en terreno negativo desde febrero.

La discusión tributaria para este sector será clave en la próxima reforma, no solo porque con el aumento del dólar los precios de los teléfonos y tablets han subido y hace que las reposiciones sean más lentas, sino también porque hoy, como dice Marcelo Cataldo, de Tigo Une, “tenemos el IVA y el impuesto al consumo en voz de 4%. No vemos que tengamos un impuesto suntuario. Es un servicio básico. Cuanto más bajamos de estrato, la voz es más usada. Los más afectados son los de más bajos ingresos. Y subir el impuesto al consumo al 7%, por ejemplo, y ponérselo a los datos, dificulta el mercado si queremos digitalización y datos”.

De hecho, ante el aumento de precios en aparatos, una de las propuestas que se están barajando es poder revivir, y que sea el usuario quien decida, las cláusulas de permanencia, pues favorecen, a juicio de algunos operadores, la posibilidad de que los clientes accedan a mejores tecnologías a cambio de una mayor duración en los planes.

Además, está la discusión en el tema tributario con la llegada de las denominadas Over The Top (OTT), compañías que ofrecen servicios de valor agregado por internet, como Netflix, Airbnb o Uber.

Como le señaló Alfonso Gómez, presidente de Grupo Telefónica en Colombia, no debe haber barrera de entrada de nuevos operadores, “pero es necesario que la cancha se equilibre y uno de los elementos es que todos paguemos impuestos”.

Pero, si bien en el tema tributario hay más coincidencias que diferencias entre los operadores, las distancias son mucho más grandes cuando se toca el tema regulatorio.

Finalmente, el ambiente sigue cargado en las telecom por los más de 4 proyectos que en materia de TIC se tramitan en el Congreso, algunos con intereses particulares y otros con gran capacidad de lobby. La desventaja es que, ante una agenda legislativa enmarcada por la reforma tributaria y el fast track de los acuerdos en La Habana, la discusión no tendrá mucho espacio.

A pesar de todo esto, para Anif las estadísticas del MinTIC evidencian que aún hay espacio para impulsar el crecimiento de este sector; por ejemplo, la implementación de programas que busquen promover el acceso a internet, incrementando así el índice de penetración. Por esto, Anif pronostica que el subsector de correo-telecomunicaciones podría registrar una ligera recuperación durante 2016 (como un todo), llevándolo a crecimientos levemente positivos. Una señal importante para un sector clave en el desarrollo de la competitividad del país.

Mario Augusto Beroes Ríos

Periodista graduado en la UCV en la mención Audiovisual.