1

5 ventajas de una empresa cognitiva

IDC predice que en 2018, una tercera parte de las compañías que buscan adoptar la transformación digital incorporarán el diseño o la forma cognitiva así como la realidad aumentada en sus aplicaciones.

Ya es posible ver el razonamiento automático; computadores que interactúan y aprenden de personas en su lenguaje natural, aspectos que hasta hace poco eran parte de la ciencia ficción, pero que están cambiando las industrias y las profesiones.

En un análisis hecho en 2015, Gartner identificó 10 tecnologías estratégicas capaces de impactar y transformar el mundo de los negocios. En ese acercamiento la computación cognitiva se postulaba como “la más disruptiva en la historia de la TI”, algo con lo que IBM apoya.

Esta visión propone la posibilidad de entender, razonar, aprender e interactuar de la información, pero no solo la propia, sino aquella que se encuentra en manos de usuarios, en redes sociales, en mensajes de voz, y en otras fuentes hasta hace poco “impenetrables”, pero dentro de las cuales hay grandes volúmenes de información útil para la toma de decisiones.

He aquí 5 beneficios que explican las ventajas de dicha tendencia:

1. Mayor productividad y rendimiento: Tener un acceso dinámico a información que ha sido previamente valorada y analizada para generar insights permite que los negocios y profesionales no solo tomen mejores decisiones, sino que lo hagan más rápido, con un mayor entendimiento de su sector y de sus clientes/usuarios y, sobretodo, basado en datos reales.

Esto equivale a convertir la información, que es el nuevo recurso natural, en un factor diferencial con sus competidores.

2. Una experiencia de cliente totalmente personal: Ya no se trata solo de rangos de edad y perfiles socioeconómicos. La posibilidad de conocer de manera personalizada las preferencias de un cliente por su historial, sus comentarios en redes, su perfil como consumidor, comprendiendo incluso el momento emocional por el que pasa según su tono de voz o sus expresiones de sarcasmo, abre un nuevo panorama de posibilidades para llevar los estándares de atención a otro nivel.

Incluso las soluciones del Internet de las Cosas plantea el desafío que la producción de objetos conectados a internet esté personalizada y tenga una capacidad de actuar de manera cognitiva, recogiendo información, entendiendo, razonando, aprendiendo e interactuando con las personas, desde equipos deportivos que mejoren el desempeño hasta juguetes capaces de ayudar a formar a los niños, entre otros.

3. Equipo humano más empoderado: Empleados talentosos, con gran experiencia, pueden aprender y conocer análisis y tendencias con una velocidad sin precedentes, pues mientras ellos estudian uno o dos documentos, con la ayuda de la computación cognitiva pueden tener acceso a miles y hasta millones de documentos analizados y perfilados, lo que les ayudarán a mejorar y asegurar sus decisiones, pero también a compartir y desplegar su conocimiento de una manera más rápida y contundente.

Así mismo, su capacidad de análisis, aprendizaje y reflexión, junto con el talento experimentado prometen abrir nuevas fronteras de conocimiento, encontrar patrones, realizar predicciones ajustadas y traer a la mesa ideas que antes podrían sonar incluso sin sentido.

4. Velocidad de respuesta: La toma de decisiones que antes tomaba meses, ahora será cosa de semanas o incluso días, puesto que el manejo de la información ha tomado atajos significativos. En este contexto, quienes no sucumban ante la velocidad del cambio tendrán una oportunidad para innovar, liderar y dirigir segmentos de negocio de manera inteligente, aprovechando la capacidad cognitiva de la tecnología para pensar más allá y de una manera más ágil.

5. Campos de trabajo e interacciones sin límites: Las fuerzas de mobile, cloud y social están redefiniendo la forma en que las decisiones se toman, en la que el conocimiento se crea y se comparte, así como la forma en la que se colabora entre equipos de trabajo.

Allí las interacciones se han digitalizado en un porcentaje importante, y el acceso a archivos de trabajo colaborativo, así como a grandes volúmenes de datos y capacidad de analítica, ha abierto las puertas para innovar de manera diferente y colaborativa con resultados que harán una brecha entre los pioneros e innovadores y el resto de la industria.

Mario Augusto Beroes Ríos

Periodista graduado en la UCV en la mención Audiovisual.