Colombia: Facturación electrónica ahorra un 49%

La facturación electrónica conlleva beneficios y facilita la optimización de procesos poco informatizados; mejora la competitividad y permite ahorros de gestión por un 49%

Según Carlos Velamazán, director de la Unidad de Negocios para América Latina de SERES, el contar con un servicio de factura electrónica facilitado por proveedores que cuenten con dicho servicio, altamente especializado, permitirá a las empresas colombianas beneficiarse de unos ahorros de gestión del 54% en emisión y del 44% en recepción de facturas electrónicas más que aquellas empresas que no cuenten con un proveedor de factura electrónica.

“Estas cifras hablan por si solas, muestran los enormes beneficios que aporta la factura electrónica a la actividad económica colombiana”.

La reciente normativa de facturación eléctrica promovida por la DIAN tendrá un impacto positivo inmediato en el mercado colombiano. No sólo en la mejora de la gestión de las empresas sino también en su modernización,“de la mano de la factura electrónica, las empresas colombianas acelerarán su transformación digital”, señala Velamazán.

Sin embargo, según SERES, cuando se establece la obligatoriedad de facturar electrónicamente se suelen crearse escenarios muy distintos, en función de la actitud de las empresas a la hora de adaptar la nueva normativa. En el primero están aquellas que se conforman con tener una solución técnica que, simplemente, les permite cumplir con la obligatoriedad, lo que en la práctica supone sólo sustituir el formato papel por el electrónico, renunciando a disfrutar de las ventajas añadidas que aporta la factura electrónica.

“Realmente si sólo se enfocan en cumplir con la obligación, no llegan a beneficiarse de las ventajas que este modelo de facturación les puede aportar al negocio, como son la optimización de los procesos, el ahorro de costes y la mejora de las relaciones con sus clientes y su cadena de suministro”.

A estos escenarios se añade la importancia del mercado exterior para las empresas colombianas, cuyas exportaciones representaron el 17.70% del PIB del país en 2015. “Si quieren competir en el mercado internacional con mayores posibilidades de éxito, deben de ver la factura electrónica como una fuerte ventaja competitiva que les permitirá adaptarse con más facilidad a las exigencias del comercio exterior”.

En este punto, el director de la Unidad de Negocio América de SERES recuerda que pueden aprovechar esta oportunidad para mejorar los medios de relación económica con otros mercados de la región y del mundo.“Hay todo un conjunto de documentos electrónicos que facilitan la comunicación con clientes y proveedores extranjeros. De esta manera, la factura electrónica debe contemplarse como una herramienta clave de la estrategia digital”.

La factura electrónica permitiría a las empresas de Colombia ser fuertes competidores con países como Ecuador, Perú o Chile, que ya han visto cómo sus márgenes comerciales mejoraban gracias a su adopción. “El tratamiento electrónico de estos documentos, permite la reducción de los recursos dedicados a tareas poco productivas, como la facturación, y dedicar este personal a una actividad que incida más en el negocio, a la vez que se dispone de una gestión de pagos y cobros más avanzada y se optimizan los procesos”.

 

Mario Augusto Beroes Ríos

Periodista graduado en la UCV en la mención Audiovisual.

Subscribe!