1

Celulares de segunda mano, mercado que gana adeptos

Los celulares o smartphones de segunda mano es un mercado que en América Latina está ganando terreno a pasos agigantados, tanto que un estudio de IDC afirma que en 2015 se vendieron alrededor de 81,3 millones de aparatos.

CIO América Latina|Mario A. Beroes R.|@marioberoes22

En la región donde la devaluación de nuestras monedas perjudica, no sólo la llegada de aparatos de alta gama, sino que también los precios se tornan inalcanzables, el consumo de teléfonos celulares de segunda mano puede perjudicar a operadoras y fabricantes.

IDC muestra un inusitado interés por parte de los usuarios para adquirir celulares o smartphones de segunda mano, un sector que reúne operadores, vendedores e incluso, fabricantes, debido también a programas de reutilización, o la falta de repuestos, en el caso de las marcas chinas, o que en las tiendas donde los reparan los clientes no van a reclamarlos por motivos que van desde la falta de dinero para pagar la reparación, pasando por la obsolescencia del aparatos entre otras muchas.

Los números del estudio de la consultora señala que en 2015 este mercado vendió 81,3 millones de celulares, y para 2020 se estima que alcance la cifra de 222,6 millones; es decir un crecimiento del 22%

Estados Unidos los restringe

Anthony Scarsella, investigador en el programa de teléfonos móviles o celulares de IDC ha declarado que “la demanda de teléfonos inteligentes reacondicionados ya está siendo restringida en países como Estados Unidos”.

Explica que los operadores móviles son los más limitados dada la necesidad de dispositivos de reemplazo para los clientes que han adquirido planes de seguros de dispositivos, mientras que el precio de venta promedio de un dispositivo usado se espera que sea de 136 dólares en 2020. Esto llevará a que el valor total de mercado para los dispositivos usados en 2020 será estimado 30.000 millones de dólares.

Explican los expertos que “el mercado de teléfonos inteligentes usados impactará a los fabricantes OEM, a los operadores móviles y también a los proveedores de componentes” y la consultora explica que “aunque existe un potencial inconveniente para los proveedores de ecosistemas móviles, IDC cree que el mercado de teléfonos inteligentes usado también presenta nuevas oportunidades para aumentar los ingresos y aumentar la cuota de mercado” de las mencionades empresas.

El informe de IDC afirma que un teléfono inteligente reacondicionado es un dispositivo que ha sido utilizado y desechado en un punto de recogida por su propietario. Una vez que el dispositivo ha sido examinado y clasificado como adecuado para la renovación, se envía a la instalación para su reacondicionamiento y finalmente se vende a través de un canal de mercado secundario.

Mario Augusto Beroes Ríos

Periodista graduado en la UCV en la mención Audiovisual.