BMW e IBM apuestan al auto inteligente

La idea, tanto de IBM como de BMW, es personalizar la experiencia del manejo y, a la vez, concretar sistemas de apoyo más intuitivos para el conductor.

Como parte del acuerdo, el grupo BMW establecerá un equipo de investigadores e ingenieros en la sede global de IBM Watson Internet de las cosas en Múnich, Alemania. Las compañías trabajarán juntas para mejorar las funciones de asistencia inteligente para los automóviles BMW.

El centro de investigación en esa ciudad alemana, acaba de recibir una inversión de $ 200 millones para hacer una de las instalaciones más avanzadas para la innovación colaborativa como parte de una inversión global de 3.000 millones de dólares para aplicar la computación cognitiva a la Internet de las cosas.

BMW, que también tiene la sede en la capital bávara, es una de las primeras compañías en trabajar dentro de uno de los espacios colaborativos de la nueva sede de IBM Watson IoT.  Un equipo de ingenieros de Grupo BMW trabajará junto con el equipo propio de investigadores, desarrolladores y consultores de IBM.

Para avanzar en su investigación automovilística y demostrar las posibilidades de IBM Watson IoT a sus clientes, IBM colocará 4 autos deportivos híbridos BMW i8 en su sede de Múnich Watson IoT. Los prototipos de las soluciones, que se ejecutarán en la plataforma en la nube IBM Bluemix, ayudarán a mostrar cómo IBM Watson puede generar nuevas interfaces de conversación entre vehículos y conductores.

Las capacidades de aprendizaje de Watson permiten que los sistemas de los autos puedan aprender de las preferencias, necesidades y hábitos de conducción, para de este modo personalizar la experiencia de conducción y mejorar los niveles de confort y seguridad.

Watson también será entrenado con el manual del automóvil para que los conductores puedan hacer preguntas sobre el vehículo en lenguaje natural mientras conducen. Además, incorporará datos de The Weather Company, así como actualizaciones contextuales y en tiempo real sobre la ruta, el tráfico y el estado del vehículo con el fin de enriquecer la experiencia de conducción y hacer recomendaciones al conductor.

Según datos de IBM los automóviles cada vez incorporan más:

  1. Auto-reparación: vehículos que son capaces de diagnosticarse y arreglarse e incluso arreglar otros vehículos con problemas.
  2. Auto-socialización: vehículos que se conectan con otros vehículos y con el entorno.
  3. Auto-aprendizaje: vehículos con capacidad cognitiva para aprender continuamente y dar consejos basados en el comportamiento del conductor, los pasajeros y otros vehículos.
  4. Auto-conducción: vehículos que están pasando de una automatización limitada a una autonomía total.
  5. Autoconfiguración: vehículos que se adaptan a las preferencias personales del conductor, desde la altura y posición del asiento hasta los destinos preferidos de los conductores.
  6. Auto-integración: al igual que otros dispositivos inteligentes, estos vehículos serán parte del IoT, conectando información de tráfico, clima y movilidad a medida que se mueven.

Mario Augusto Beroes Ríos

Periodista graduado en la UCV en la mención Audiovisual.