CIOs: ¿Por qué necesitan ser lideres prácticos? (y 2)

Los cambios que se han producido en el sector de TI han cambiado el perfil de los CIOs y las habilidades que deben tanto poseer como lograr gestionar.

CIO AMÉRICA LATINA | Por Elibeth Eduardo | @ely_e

En nuestra anterior entrega vimos como, hace algunos años, ser un “táctico” no era de interés para quienes aspiraban a ser CIOs que (en teoría) intentaban ser tenidos como “estratégicos”.

No obstante, el cambio que puso la tecnología en las manos de los consumidores arrasó con los paradigmas que habían rechazado a os líderes de TI prácticos.

Hoy en día, ejemplos tales como la forma en quue Uber ha puesto patas arriba por completo el mercado mundial de taxis o como Netflix ha ayudado a destruir el modelo tradicional de cine y entretenimiento en la pequeña pantalla muestran cuán rápido puede ocurrir un gran cambio en escala masiva. Y global.

Todo ello, entre otras cosas, ha dejado claro que, a medida que cambian las herramientas, los líderes deben cambiar y adaptarse.

Como CIO, trate de imaginar la realización de una encuesta en el que se le consulta a sus clientes de negocios todas las formas en que utilizan la tecnología hoy en día.

Sin importar las respuestas reales, se encuentra que casi todos los encuestados son muy capaces en el uso de la TI en formas que no podían haber imaginado hace 15 años.

Por encima de sus usuarios

En ese caso, ¿cómo podría usted, como el líder de tecnología más alto en su empresa, justificar ser 100% estratégico?

El CIO que no tenga experiencia práctica con las tecnologías que maneja es – en realidad – técnicamente menos capaz que la mayoría de sus clientes.

Si esto es cierto, los clientes se van a dar cuenta. Lo sabrán… y la credibilidad del CIO va a sufrir.

Visto así, no hay discusión: los CIOs deben ser prácticos pero ¿cuál es el mejor lugar para comenzar?

La respuesta nos lleva a la primera área de oportunidad.

1. Comience con lo básico

Es natural pasar por alto la infraestructura de escritorio porque durante más de 10 años: pocas personas en los negocios lo han considerado estratégico.

Sin embargo, el entorno de escritorio – ahora conocido como “la experiencia del usuario” – ha estado cambiando drásticamente.

Proveedores como Citrix, VMWare y MobileIron han estado creando escritorios virtuales por más de cinco años. A diferencia del pasado en el que se requería un ordenador físico para alimentar el escritorio de un empleado, estas soluciones lo emulaban hasta el punto de que parecía ser local, aunque en realidad se encuentra en un servidor distante del usuario. Estas nuevas tecnologías han hecho de la administración del escritorio un ejercicio de aprovisionamiento de aplicaciones.

Ahora, Amazon Web Services ha ido aún más lejos al crear un enfoque totalmente basado en la nube para proporcionar escritorios, llegando a acuñar un nuevo término: Desktop as a Service (DaaS).

Establecer y administrar la experiencia del usuario ha cambiado completamente en pocos años. Un líder senior de TI estaría bien servido al convertirse en un experto en estas nuevas tecnologías.

Es una gran manera de mostrar una dedicación a la experiencia práctica sin la necesidad de convertirse en un técnico de asistencia al usuario.

2. Deconstruir el pasado para construir el futuro

Si observó las descripciones de puestos de trabajo y las expectativas de los CIOs en el pasado, casi todos ellos exigían que el titular fuera un maestro constructor.

Una persona tenía que saber cómo construir y administrar centros de datos, comprar hardware – grandes y pequeños -, así como ser un virtuoso de los planes de continuidad de desastres y/o negocios.

Hoy en día, el ahorro de costos y una mayor flexibilidad para utilizar los recursos de la nube para casi todo es demasiado difícil de ignorar.

Si bien es una preocupación para los CIOs veteranos, la epopeya de la construcción de imperios físicos dentro de TI ha terminado. Pero este cambio representa una tremenda oportunidad para que incluso el líder de TI más estratégico entre (de nuevo) en las trincheras de una manera significativa.

Al pasar por los centros de datos, los CIO pueden estar en la primera línea para cerrarlos. ¿Quién mejor para dirigir, de primera mano, la migración a la nube de un centro de datos físico completo que la misma persona que fue responsable de construirlo?

No sólo es el desmantelamiento de un centro de datos una gran manera para obtener prestigio de valor táctico sino que es – también – un ejemplo brillante de la capacidad de reducir los costos de una manera importante, sin sacrificar el servicio.

3. Gane el juego antes de que comience

Hay otra manera para que un CIO cree grandes victorias tácticas sin tener que poner las manos en una sola pieza de equipo, aunque usted no lo crea.

El advenimiento de la era de la nube ofrece mucho pero sí (y sólo si) usted sabe cómo usarlo. Ya sea que el objetivo es virtualizar el almacenamiento, trasladar sistemas de premisas a un modelo SaaS o reducir el tamaño y el alcance de la infraestructura, todo comienza con un contrato.

Todos los principales proveedores de la nube ya tienen los sistemas en su lugar. Esto significa que han comprometido sus propios dólares en inversión para hardware y software esperando que usted – el cliente – se decida a firmar con ellos.

Cuando llegue a la mesa de negociaciones, este hecho le proporciona un enorme apalancamiento. El vendedor ya está comprometido; tu no. Saber que la persona sentada frente a usted en la mesa de negociaciones está siendo presionada para vender un “bien” ya fabricado le da ventaja.

Es decir, si puedes reconocer la situación y tu posición en ella. Un CIO, al convertirse en un negociador maestro, puede tomar un enfoque de primera mano para asegurar que su empresa sea exitosa mediante la obtención de las mejores ofertas posibles ante cualquier acción que tenga lugar.

Garantizar que todos los contratos ejecutados tienen los términos más favorables posibles en esta nueva era de cloud computing es una avenida increíblemente valiosa para que un CIO proporcione valor práctico.

Los CIOs más exitosos de los próximos 10 años serán aquellas personas que puedan proporcionar un verdadero valor práctico a sus empresas.

Habrá muchas maneras de lograr este éxito y estos tres enfoques le ayudarán a tener un buen comienzo.