UE afectará ingresos por publicidad de Facebook y Google

Una propuesta de privacidad on line que evalúa la Unión Europea podría impedir a empresas estadounidenses usar datos de los usuarios.

CIO AMÉRICA LATINA | Por Elibeth Eduardo | @ely_e

No es un secreto para nadie que a distintas naciones de la Unión Europea al igual que a los organismos comunitarios les preocupan las características de las “políticas de privacidad” de algunos servicios liderados por empresas estadounidenses.

Así como se ha enfrentado a las posiciones que (considera) de dominio, ahora se plantea “respaldar” la intimidad de sus ciudadanos.

Esto podría ocasionar que servicios de correos y mensajes electrónicos como Gmail, iMessage o WhatsApp podrían verse afectados, justo en lo que más le duele a las empresas dueñas de dos de estos tres servicios: su estrategia publicitaria.

Efectivamente, si la norma es aprobada, estos servicios tecnológicos deberán garantizar la confidencialidad de las conversaciones de sus usuarios y solicitar su consentimiento antes de rastrearlos online para enviarles anuncios personalizados.

De aprobarse esta norma, por supuesto, la misma complicará el intrincado tejido que, tanto Google como Facebook, mantienen con la información que los usuarios movemos a través de sus aplicaciones.

¿Orgánica o invasiva?

Un reporte de la agencia Reuters señala como ejemplo que servicios como Gmail y Hotmail no podrán revisar los correos para enviar anuncios personalizados a menos que los usuarios lo autoricen expresamente y esos podrían ser bastante menos que los registrados.

 Este proyecto legislativo coloca de nuevo sobre la palestra las “herramientas” que estas empresas utilizan para realizar publicidad y si es (¿absolutamente?) necesario que lo hagan sin el consentimiento expreso de los usuarios.

Mas allá de esto, lo cierto es que la mayoría de los servicios online gratis dependen de la publicidad para financiarse y la propuesta presentada por la Unión Europea este marte podría acarrear una franca reducción de los ingresos de las compañías.

La propuesta de la Comisión Europea extiende algunas normas que se aplican ahora a los operadores de telecomunicaciones a las compañías web que ofrecen llamadas y mensajes usando Internet (mejor conocidos como servicios OTT).

De esta manera, la Unión Europea espera cerrar la supuesta brecha regulatoria entre la industria de telecomunicaciones y empresas de la red como Facebook, Google y Microsoft.