Más Programación: otras 4 predicciones para 2017

Ya vimos como la nube y e Internet de las cosas (junto con la seguridad) le dan cada vez más trabajo al departamento de programación.

CIO AMÉRICA LATINA | Por Elibeth Eduardo | @ely_e

Por lo tanto, como CIO solo tendrá una opción: buscar a los mejores para trabajar con usted a diario u on demand. Como sea más fácil o lo pueda pagar.

Sigamos haciendo balance de los cambios que veremos, no en una generación sino en los próximos 11 meses de este 2017. Y más allá.

1. La interfaz de usuario se complicará a medida que las PCs desaparezcan

Cada día parece que hay una razón menos para que usted utilice un PC. Entre el ascenso de los smartphones, las consolas de la sala de estar y la tablet, las únicas personas que todavía parecen aferrarse a las PCs son los trabajadores de oficina y los estudiantes que necesitan entregar una asignación.

Esto puede ser un reto para los programadores. Solía ​​ser fácil asumir que el software o los usuarios del sitio web tendría un teclado y un ratón. Ahora muchos usuarios no tienen ninguno de los dos. Los usuarios de teléfonos inteligentes están aplastando sus dedos en una pantalla que apenas tiene espacio para las 26 letras. Los usuarios de consolas empujan teclas de flechas en un mando a distancia.

Diseñar sitios web es cada vez más complicado porque un evento de toque es ligeramente diferente de un evento de clic.

Los usuarios tienen distintas medidas de precisión y las pantallas varían (mucho) en sus tamaños. No es fácil mantener todo en orden.

Y hay que pensar que sólo va a empeorar en los próximos años.

2. El fin de la apertura

El caso del PC no es sólo la muerte lenta de un factor en particular. Es el morir de un mercado particularmente abierto y acogedor. Su muerte será un cierre de posibilidades. Cuando los PCs inciaban, un programador podía compilar códigos, copiarlos en discos, colocar esos discos en bolsas ziplock y el mundo podía comprarlos. No había un hombre intermedio ni guardián, ni fuerza central severa que nos pidiera que dijéramos: “¿Puedo?”

Pero eso es historia. Las consolas están firmemente cerradas. Nadie entra en ese mercado sin una inversión de capital. Las tiendas de apps son un poco más abiertas, pero todavía son jardines amurallados que limitan lo que podemos hacer.

Claro, todavía están abiertos a los programadores que saltar a través de los aros, pero cualquiera que hace un movimiento en falso puede ser expulsado. O peor: de alguna manera siempre están retrasando nuestras aplicaciones mientras el malware siguen entrando.

Esta distinción es importante para el código abierto. No se trata únicamente de vender disquetes en bolsas. Estamos perdiendo la capacidad de compartir código porque estamos perdiendo la capacidad de compilar y ejecutar código.

El final de la PC es una gran parte el fin de la apertura. Por ahora, la mayoría de la gente que lee esto probablemente tiene un escritorio decente que puede compilar y ejecutar código, pero eso está cambiando. Lento, pero seguro. Menos personas tienen la oportunidad de escribir código y compartirlo.

Más allá de todo o que se dice sobre la necesidad de enseñar a la próxima generación a programar, lo cierto es que hay menos vectores prácticos para el código abierto que se distribuirá.

En nuestra próxima entrega cerraremos con más de los cambios que los CIOs deberán encarar en el mundo de la programación.