Samsung y el arresto de su presidente o vivir en una larga mala racha

El escándalo político que ocasionó la suspensión de la presidenta surcoreana ahora conduce a la detención del Vicepresidente de Samsung, Lee Jae-yong.

CIO AMÉRICA LATINA | Por Elibeth Eduardo | @ely_e

Los cargos no son lindos: presunto soborno y otros similares que ahora pesan sobre el joven Lee Jae-yong: vicepresidente, heredero y líder de facto de Samsung Electronics, empresa que dirige en nombre de su padre enfermo, el actual presidente de la empresa, Lee Kun-Hee.

Todo mal. Sin embargo y pese a que las acciones del mayor vendedor de smartphones del mundo están perdiendo valor en las bolsas, analistas estiman que esto tendría más que ver con la falla de diseño que obligó la salida del mercado del Galaxy Note7

El fallo de diseño que hacía explotar los dispositivos SI tiene que ver directamente con el negocio y la empresa mientras que la detención de su líder puede poner dudas sobre el futuro de la conducción de la misma pero no demasiadas sobre su operación actual.

Quizás debería pues bajo la conducción de VP en desgracia – conocido también como Jay. Y. Lee – se produjo el fallo en el modelo insignia que echó por tierra buena parte de las proyecciones para Samsung en 2016.

El ejecutivo fue arrestado bajo cargos de soborno como parte de un supuesto escándalo de corrupción que llevó al juicio político a la presidenta de Corea del Sur, Park Geun-hye.

Al parecer, más que favores el joven vicepresidente buscaba influencia para desarrollar cambios en la organización sin demasiada revisión gubernamental pero, de momento, todas estas consejos son más bien especulativas.

Affair político vs. Galaxy Note7

Y es que una de las mayores empresas tecnológicas del mundo no ha logrado que las buenas noticias superen a las malas en los últimos meses.

Una noticia que podría ser más demoledora en el corto plazo que la detección de Lee Jae-yong es que, pese a las declaraciones iniciales de Samsung, la culpa de las explosiones de su modelo insignia que no fueron solo a causa de las baterías: insuficiente espacio en el interior del teléfono para la “expansión” de las mismas habría ocasionado la falla que llevó al retiro de unos 3 millones de dispositivos.

La compañía informó que los ingresos del tercer trimestre de su División de Comunicaciones Móviles y TI se redujo un 15% respecto al mismo período del año anterior a 22,5 billones de won coreanos (US$19.800 millones).

El beneficio operativo de la división también cayó 95% a 100.000 millones de won, como resultado de la discontinuación del Note7, el cual tuvo que ser devuelto dos veces porque los teléfonos de reemplazo también explotaban debido al fallo de diseño que, inicialmente, se atribuyó a las baterías.

Entonces, ¿la detención de Jay. Y. Lee? Probablemente habría sido más grave si el Note7 no hubiese fallado. Hoy, el joven VP no era la cara global de la marca así que los problemas con los dispositivos tendrán más peso, en el corto plazo.

“El impacto de la detención puede ser más sobre las perspectivas a largo plazo, incluyendo su dirección estratégica, planificación de la sucesión de gestión, y su esfuerzo por crear una cultura corporativa más ágil“, dijo vicepresidente de Investigación de dispositivos en IDC, Bryan Ma.

Subscribe!