Memorias flash podrían salvar a Toshiba

Toshiba tuvo un “envión accionario” en la bolsa de Japón, al elevarse las acciones de esta compañía más de un 20%, debido a la publicación del precio por el que la compañía pretende vender su negocio de microchips o memorias flash.

Las acciones de Toshiba Corporation cerraron con un avance del 22,31 % en la bolsa de Tokio hasta los 224,7 yenes (1,8 euros /1,9 dólares), tras revalorizarse desde la apertura de forma acelerada.
Los títulos de la compañía nipona habían perdido más de la mitad de su valor desde que anunció a finales del pasado diciembre un deterioro multimillonario de activos de su rama nuclear que derivará en cuantiosas pérdidas para la entidad, según sus previsiones.
La recuperación bursátil tuvo lugar el mismo día en el que el diario nipón Nikkei adelantó el precio de venta que Toshiba reclama por su negocio de memorias flash, que ascendería a unos 17.600 millones de dólares.
Esta cantidad duplica a la que publicaron en la víspera otros medios, en el marco de una operación con la que Toshiba aspira a recuperar la liquidez sacrificando parte de su de unidad de microchips o memorias flash para ordenadores y teléfonos móviles, segundo fabricante mundial del sector.
El motivo del incremento del precio solicitado es que Toshiba está dispuesto a vender ahora cerca del 50 % de las participaciones en la filial, mientras que anteriormente sólo pretendía vender el 20 %, según fuentes empresariales citadas por el diario Nikkei y laagencia española EFE.
La corporación nipona aspira a cerrar la venta después de que concluya el año fiscal nipón el próximo 31 de marzo, y entre los posibles compradores se encuentran gigantes tecnológicos como los estadounidenses Microsoft y Apple, el surcoreano SK Hynx o la taiwanesa Hon Hai, conocida como Foxconn.
Toshiba vive una época convulsa desde que a finales de año se conoció la devaluación multimillonaria de su rama de energía nuclear en Estados Unidos, que ha desembocado en la reducción de estas operaciones y en la dimisión de su presidente, Shigenori Shiga.
La empresa prevé registrar unas pérdidas netas superiores a los 3.500 millones de dólares para todo el ejercicio fiscal 2016.

Mario Augusto Beroes Ríos

Periodista graduado en la UCV en la mención Audiovisual.

Subscribe!