Romper con la tradición o Talento TI femenino como arma secreta #DiadelaMujer

El tema de la diversidad es cuidadosamente evitado por a gerencia en América Latina pero la escasez de Talento TI supone pensar fuera de la caja.

CIO AMÉRICA LATINA | Por Elibeth Eduardo | @ely_e

Las cifras globales son escandalosas: ya en 2020 la cantidad de vacantes de talento TI que no podrán ser llenadas afectarán la competitividad de la industria tecnológica del mundo.

Las pérdidas ya comienzan a ser contabilizadas por miles de millones pero, sin embargo, es un hecho que la mitad de la población mundial está en desventaja frente a esas oportunidades por un problema cultural difícil de superar: según una reciente encuesta de Reuters Foundation, una de cada cinco personas encuestadas en todo el mundo piensa que las mujeres son inferiores a los hombres y que. deberían quedarse en casa dejándolos a ellos trabajar… porque lo hacen mejor.

Así que no es sorprender que una área nueva y de conocimiento sofisticados como es el de la tecnología, estas creencias graviten sobre la selección e, inclusive, sobre la formación.

“Los chicos piensan que para ellos es fácil y esperan ser inteligentes en el área de tecnología. No se espera eso de las chicas, y eso está reafirmado con frecuencia por el sistema educativo“, dijo a Reuters, Gloria Bonder, jefa de la UNESCO para temas femeninos, científicos y tecnológicos en América Latina.
América Latina ha venido luchando contra esas creencias y logrado avances en la incorporación cada vez mayor de mujeres a la escuela, el mundo político, laboral, gerencia y tecnológico.

Desigualdad en progreso

No obstante, cifras del Foro Económico Mundial dejan en claro que la brecha salarial no sólo no está resulta sino que, además, pareciera ser directamente proporcional al tamaño de nuestras economías, siendo Brasil, Chile y Argentina los tres en los que es más grande la desigualdad de ingresos.

Mientras México se mantiene lejos de los más igualitarios: Venezuela, Honduras y Ecuador.

No obstante, países como Colombia, Chile o Perú así como los sectores emprendedores de toda la región parecen apuntar en otra dirección. Del mismo modo, las cifras de la UNESCO señalan el género está subrepresentado en ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas (CTIM) pese a que el 44% de todos los cargos de investigación científica -incluyendo ciencias sociales- en la región están ocupados por mujeres.

Dicho de otra forma, el reto a superar por hombres y mujeres es ser capaces de romper con la tradición y tratar de aprovechar el Talento TI (y gerencial) femenino. Cuando esté disponible.

Por su parte, la presidenta ejecutiva de Laboratoria, Costa Checa, invita a las empresas a encontrar el talento “donde nadie está buscando” y recordó que su startup hace pruebas rigurosas para evitar que la tradición impida el éxito del talento TI femenino.

El proceso de postulación incluye una serie de rigurosas pruebas, además de entrevistas con las familias de las candidatas para reducir la tasa de abandono del curso, que también se dicta en Santiago, Ciudad de México y Arequipa, en Perú, y ayuda a las participantes a hallar trabajos como desarrolladoras web con compañías como IBM”, destacó.

Cambio de piel

Iniciativas como estas permiten romper con tabúes y creencias pre- existentes en el medio. De la misma manera, las carreras exitosas contribuyen a abrir paso a las nuevas generaciones.

“Creo que la visión que se tiene en la región sobre una mujer directiva en una empresa con base tecnológica ha mejorado un poco, y hoy el rol de mujer ejecutiva es tomado con mucha más normalidad que anteriormente. De hecho, la pasión que demuestra un directivo, sea hombre o mujer, por lo que hace y cómo lo hace es lo que lo en ruta su organización hacia el éxito”, señala la Country Manager de Latamcompra.com, plataforma transnacional para América Latina de la empresa austriaca Tender Service Group, Angela Rodríguez.

Angela Rodríguez / Foto: Jahn Sierra

En esto coincide con la directora general de Google para Hispanoamérica, Adriana Noreña, quien ha insistido en la necesidad de que gerentes y emprendedoras impulsen el estudio tecnológico en la región.

Para Rodríguez el liderazgo más cooperativo y flexible de las mujeres viene ganando terreno. Pero no es suficiente.

“Continuar disminuyendo la brecha profesional existente entre hombres y mujeres en el ámbito empresarial tecnológico, por medio de gestiones eficientes que mejoren la calidad de vida de todos los implicados en la cadena de valor. La gestión de la mujer debe marcar la diferencia en el entorno, a través de acciones que nos permitan destacar en lo ue para nosotras es importante y que sería significativo en la comunidad”, afirmó.