Qualcomm tendrá nueva planta de microprocesadores en Brasil

La inversión de US$200 millones de Qualcomm en Brasil permitirá fortalecer la producción de semiconductores y el mercado de toda la región.

CIO AMÉRICA LATINA | Por Elibeth Eduardo | @ely_e

Puede que Brasil no esté en su mejor momento. Pero su tamaño y el impacto que tiene su industria en toda a región, en especial en las economías de Argentina, Uruguay, Paraguay y Bolivia, por ejemplo, son parte de las ventajas que han determinado el anuncio de Qualcomm de una nueva fábrica de semiconductores en esa nación.

El anuncio fue realizado por el presidente de Qualcomm para Latinoamérica, Rafael Steinhauser, quien destacó que el memorando de entendimiento entre la empresa y el gobierno brasileño para este desarrollo fue firmado por Qualcomm, el Grupo ASE (fabricante de semiconductores incorporado en e consorcio) y por el Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social (BNDES).

“El proyecto supone una inversión de US$200 millones y colaborará en el posicionamiento de Brasil como productor semiconductores de alta densidad y complejidad”, afirmó Steinhauser.

Cabe destacar que apenas se ha firmado el memorando de entendimiento por lo que no hay precisiones sobre los plazos para:

  • La creación de las instalaciones físicas y;
  • El lanzamiento real de la fábrica.

 Enclave en ascenso

Lo que si reveló el presidente de Qualcomm para Latinoamérica fue el lugar de construcción de la misma: la planta estará en el enclave industrial-tecnológico del estado de Sao Paulo, en el centro de tecnología de Campinas.

Cabe destacar que en este mismo complejo están instaladas, también, empresas como Lenovo y Samsung.

“Esperamos que este proyecto pueda fortalecer el papel de Brasil en la cadena de valor de semiconductores, ofrecer soporte al ecosistema local de los teléfonos inteligentes y también el desarrollo de Internet local del entorno de las cosas“, agregó Steinhauser.

Aunque Qualcomm ha tenido problemas legales recientemente en Corea de Sur y Estados Unidos por su posición de dominio en e mercado global, el ascenso de algunas industrias chinas podría disminuir su posicionamiento en Asia.

Fortalecer su posición en América Latina y África (hacia donde mira Brasil) resulta estratégica.