Bosch y Nvdia presentaron un auto con Inteligencia Artificial

El equipo computador desarrollado en forma conjunta entre Nvidia y Bosch es capaz de interpretar el tráfico y predecir comportamientos.

Vía PC World en Español

Probablemente, este tipo de propuesta tenga menos rechazo que el vehículo autónoma, visto con desprecio por los amantes del automóvil. Los mismos que han terminado por aceptar (no sin pesar) que el futuro de la industria de la automóvil está más en la computación y menos en el motor, como fue en otros tiempos.

Y la tendencia no se detiene: Bosch está creando el cerebro para los automóviles autónomos del futuro. En la conferencia internacional Bosch ConnectedWorld 2017 celebrada esta semana en Berlín, el proveedor de tecnología y servicios presentó un computador de a bordo para vehículos automatizados.

Gracias a la inteligencia artificial, el computador puede aplicar métodos de aprendizaje automático. Se espera que este nuevo dispositivo guíe a los automovilistas a través del tráfico, incluso en situaciones complejas o que sean nuevas para el automóvil.

Los autos ya utilizan sensores Bosch para controlar el entorno. Utilizando la inteligencia artificial, también serán capaces de interpretar esas lecturas para hacer predicciones sobre el comportamiento de otros usuarios de la carretera.

Con los algoritmos de Nvidia

Para la construcción del núcleo del equipo, Bosch planea colaborar con la compañía estadounidense de tecnología Nvidia, la cual le suministrará un chip capaz de almacenar algoritmos generados con métodos automáticos de aprendizaje. Se espera que el computador de a bordo con inteligencia artificial entre en fase de producción, como tarde, a principios de la próxima década.

Será capaz de reconocer a los peatones o ciclistas. Además de esta capacidad, conocida como reconocimiento de objetos, la inteligencia artificial también hará posible que los vehículos autónomos evalúen una situación.

Por ejemplo, los carros que han activado el intermitente tienen mayor probabilidad de cambiar de carril que los que no lo activen. Como resultado de ello, un automóvil autónomo con inteligencia artificial puede reconocer y evaluar situaciones complejas de tráfico e incorporarlas a su propia conducción. El computador almacena todo lo que aprende mientras conduce en redes neuronales artificiales y los expertos revisan este conocimiento en el laboratorio para lograr una mayor precisión.

En la próxima década, los carros sin conductor formarán parte de la vida cotidiana. Bosch está avanzando en todos los frentes tecnológicos de la conducción automatizad y el objetivo es asumir también un papel de liderazgo en el campo de la inteligencia artificial”, afirmó Volkmar Denner, CEO de Bosch.

Y es que la inteligencia artificial desempeñará un papel clave en todas las áreas de negocio de Bosch, no solo en la movilidad: “En tan solo diez años será prácticamente imposible concebir un producto Bosch que, de alguna manera, no esté relacionado con la inteligencia artificial. Los productos o bien la tendrán incorporada o habrán sido creados con su ayuda”. Bosch está invirtiendo unos 300 millones de dólares en ampliar su experiencia en esta área.