Westinghouse a la quiebra, ¿respiro para Toshiba?

Los reportes apuntan a que Toshiba no seguirá apostando a Westinghouse, su filial de energía nuclear y fuente de buena parte de sus pérdidas.

CIO AMÉRICA LATINA | Por Elibeth Eduardo | @ely_e

En general, puede verse como una historia triste. Si bien parte de las grandes dificultades, escándalos y problemas que ha enfrentado la multinacional Toshiba en los últimos dos años son producto de malas decisiones gerenciales, podríamos decir que la compra de Westinghouse Energy fue la primera de ellas.

Ahora que la historia llega a su final quizás Toshiba pueda comenzar a reponerse de las pérdidas de su negocio nuclear en Estados Unidos que están estimadas – para 2016 – en 712.000 millones de yenes (US$ 6.204 millones de dólares).

Aunque todavía se espera confirmación, parece claro que la complicada declaración de bancarrota de Toshiba Westinghouse Electric podría iniciarse este viernes 31 de marzo en un proceso de liquidación que, seguramente, será largo.

Una declaración (de quiebra) el 28 de marzo es una de las propuestas. La idea es que sería genial si pudiéramos lograr eso, pero si ocurre con tanta facilidad o no, es otra cuestión”, dijo a la agencia Reuters una fuente con conocimiento directo al proceso que se gesta en ambas empresas.

Luego del proceso de quiebra de Westinghouse en Estados Unidos, la empresa japonesa deberá cumplir su promesa de presentar los balances de 2016 en la Bolsa de Tokio para el 11 de abril, luego de haber pedido una prórroga para – precisamente – enfrentar “el tema nuclear” que volvió sus cuentas radiactivas sin posibilidades de recuperación en vista de la mayor competencia que se prevé en este mercado.

¿Mantener las memorias?

Analistas estiman que la salida de la multinacional japonesa del mercado nuclear estadounidense es una consecuencia de la negativa respuesta de los mercados a la posibilidad de que la empresa – para resolver sus problemas financieros – escindiera y vendiera la unidad de memorias flash, uno de los más emblemáticos de la empresa.

Sí bien los ordenadores han sido por mucho tiempo unos de los negocios hicieron de la empresa una de las marcas japonesas más conocidas, hay que recordar que las memorias flash (conocidas inicialmente como EEPROM) fueron inventadas por Toshiba, al igual que el DVD. Esa posible venta se sumaría a las de Toshiba Machine o Toshiba Medical Finance que, hasta ahora, fueron insuficientes para estabilizar a la empresa.

¿Será suficiente esto para devolver a Toshiba a la senda del crecimiento? A las pérdidas de Westinghouse hay que sumarle la caída de más de un 4% (llegó hasta 12) del precio de las acciones en la Bolsa de Tokio.

Pero, al menos, se estaría ahorrando la reestructuración de la empresa de energía nuclear estimada en US$ 9.000 millones de dólares, es decir, 1  billón de yenes.

Y un ahorro de ese tamaño, sin duda, es un buen comienzo.