1

IA, el arma secreta del crecimiento en LatAm #WEF #la17

El WEF América Latina 2017 que se realiza en Buenos Aires también evalúa cómo la Inteligencia Artificial (IA) puede contribuir a frenar el decrecimiento.

Con información del WEF

Que la tecnología y el fortalecimiento de las llamadas Tecnolatinas es fundamental para que América Latina aproveche la Cuarta Revolución Industrial y supere muchos de sus rezagos ya es aceptado como una verdad indiscutible.

Una de las novedades que se están viendo en la reunión del Foro Económico Mundial (WEF, por sus siglas en inglés) que se está desarrollando entre el 5 y 7 de abril en la ciudad de Buenos Aires es que la Inteligencia Artificial pueda ser un mecanismo de crecimiento para la región.

Sí, parece un poco contraintuitivo. Después de todo, una de las razones por las que la Inteligencia Artificial (IA) y la automatización son vistas como amenazas es su impacto sobre el empleo.

Sin embargo, esa es justo la propuesta que el Chief Strategy Officer de Accenture, Omar Abbosh y el Directoe Principal del Accenture Insitute for High Performance, Armen Ovanessoff han propuesto en esta edición del encuentro.

De hecho, los especialistas han propuesto un modelo económico para desarrollar todo el potencial de la IA, en función de estos tres canales principales mediante para generar valor:

1. Automatización inteligente

Para los especialistas de Accenture, mediante la automatización inteligente (con énfasis en esta noción) pueden conjugarse los males de las formas anteriores de automatización.

¿Por qué? Porque las máquinas de IA pueden aprender. Esto es un cambio fundamental en la relación con la tecnología porque, en principio, significa que el tiempo los mejora en lugar de deteriorados lo cual impacta positivamente sobre los costos que tendrá – en adelante – menos presión para la reposición y/o actualización de maquinaria.

2. Aumento del empleo existente y el capital

Para el modelo de Abbosh y Ovanessoff, mediante la inteligencia Artificial puede ser un mecanismo eficiente para aumentar el empleo existente y el capital.

¿Por qué? Porque esta tecnología permite que la gente puede ser mucho más productiva cuando obtiene la ayuda de maquinaria, y las maquinarias mismas pueden aprender y mejorar su propio rendimiento con o sin supervisión humana.

3. Difusión de la innovación

Para los especialistas, la incorporación de la IA y la difusión de la misma permitirá constatar en la región cómo la innovación engendra más innovación, por ejemplo, al fomentar nuevas ideas y modelos empresariales entre negocios adyacentes e industrias en un efecto colateral.

“En función de estos tres canales, analizamos cinco economías de América Latina, así como también varios otros países en el mundo, y descubrimos que la IA tiene el potencial de añadir un punto entero de porcentaje a las tasas anuales de crecimiento económico en la región hacia 2035“, afirmaron los investigadores.

 

Conveniente sí pero, ¿factible?

Abbosh y Ovanessoff reconocen que, pese a que la región se está tomando en serio la Inteligencia Artificial, las posibilidades de hacer e innovar son enormes y las oportunidades de hacer de esto una alternativa competitiva en el ámbito global es viables, no todo es coser y cantar.

“Nuestra investigación revela numerosas deficiencias estructurales que dificultan la capacidad de América Latina de integrar nuevas tecnologías en la economía”, señalan.

Estas debilidades regionales comunes incluyen:

  • La calidad de los sistemas de educación —desde niveles primarios hasta universitarios— y de instituciones de investigación científica.
  • Ecosistemas deficientes de innovación e investigación a nivel nacional, regional y mundial.
  • Bajos niveles de fiabilidad y falta de actitud colaboradora que dificultan la creación de dicho entorno.

Son retos importantes a superar pero, que, sin embargo, no deben resultar desalentadores frente a datos como que:

  • Las empresas mineras ya emplean máquinas autónomas en las minas de Perú.
  • Los reclutadores recurren a algoritmos de detección de emociones en Chile.
  • Los clientes de bancos, aerolíneas y minoristas en toda la región hablan mediante chatbots.
  • Una encuesta reciente de Accenture descubrió que el 83% de los consumidores de servicios financieros de Brasil confiarían en un asesoramiento bancario completamente generado por una computadora.

El problema del desplazamiento de empleos es real pero empresas y gobiernos tienen la responsabilidad de hacer la transición más sencilla.

Sí lo logran el futuro también lo será. Y mejor. Mucho mejor.