1

Compra de Moat aportará mayor análisis predictivo a servicios de Oracle

Oracle Data Cloud ya rastrea lo que los consumidores hacen y compran; Ahora, al incorporar la tecnología de Moat, seguirá también lo que los usuarios ven.

CIO AMÉRICA LATINA | Por Elibeth Eduardo | @ely_e

“Permítanos pensar por usted”. La publicidad tiene años solicitando (o no) este permiso y, por décadas, la televisión nos convenció de que ofrecía o que que queríamos ver. Aunque no lo supiéramos.

Bueno, era el discurso de canales y publicitar con los anunciantes. Hoy en día son más difíciles de convencer y demandan más “pruebas” de que la oferta de llegar a las audiencias correctas se cumple y no es fraudulenta.

Afortunadamente, la tecnología permite cada vez más y mejor anticipar lo que las audiencias REALMENTE van a hacer.

De hecho, la plataforma de análisis de publicidad en línea de Oracle pronto sabrá aún más acerca de lo que las personas están viendo, dónde y cuándo.

¿Cómo? La compañía ya ha acordado la compra de la startup Moat, cuyo objetivo es rastrear cuánto están gastando los consumidores en los medios en línea. Y, por supuesto, en qué.

Saber es anticipar

Esto es posible porque la plataforma de Moat controla los hábitos de navegación y visualización en dispositivos móviles y de escritorio de los usuarios, e inclusive, en televisores conectados (Smart TV, IoT).

Igualmente, esta plataforma que ahora se integrará con la de Oracle tiene capacidad para separar el tráfico no humano para que los anunciantes no paguen por los clics de los bots y, además, puedan cuantificar la audibilidad y visibilidad de los anuncios.

Oracle planea agregar la información de Moat sobre hábitos de visualización a Oracle Data Cloud, lo cual proporciona herramientas analíticas de datos sobre lo que los consumidores hacen y compran a vendedores y editores.

Ambas empresas han señalado que Moat continuará operando como un negocio independiente mas que como una división dentro de Oracle para sus usuarios entre los que encontramos marcas de consumo como Nestlé y Unilever; editores como The New York Times, Facebook y Twitter.

Fue una de las primeras empresas en unirse a una campaña en mayo pasado para eliminar el fraude en el negocio de la publicidad en línea.