1

Apple decidida a tener su iCar

Las grandes ganancias de Apple le permiten aventurarse en mercados a los que pueden llevar a sus fieles. El iCar o Apple Car es la primera opción.

Vía PC World en Español

¿Cuál es el problema de una empresa muy muy rica? Si buena parte de esos ingresos provienen de un sólo producto, conviene tratar de ingresar a otros mercados con fuerza que, quizás no le de las grandes ganancias de su buque insignia pero que le permitan capear temporales.

Es el caso de Apple: actualmente tiene mucho dinero y puede hacer con el lo que quiera aunque, lo más inteligente, es tomar la delantera en alguna de estas “tecnologías” o “sectores” emergentes que pueden posicionarla a futuro.

Y es que en vez de seguir amasando fortuna, la firma sabe que necesita lanzarse a la conquista de nuevos grandes mercados y el de la industria de los dispositivos vestibles y de los gadgets para la industria automotriz, aunque nunca tendrán la magnitud del mercado de los smartphones, también son apetecibles.

Además, Apple tiene una capital adicional: el poder de su marca y de los fieles seguidores que la han acompñado por décadas, apegados a su vocación innovadora. Para ellos el iCar (o Apple Car) es algo que pueden esperar… cómodamente sentados. Sin prisas. Solo ansias.

La empresa podría comprar Tesla si quiere, dejando miles de millones de dólares sin tocar para hacer más adquisiciones, pero está apuntando a otras cosas, bajo otras opciones y su propia creatividad.

Por ello, la siguiente industria a la que Apple se lance a conquistar ha de ser mucho más grande, incluso que el mercado del smartphone de hoy, en el que 2016 supuso una industria cuyo valor global alcanzó los Us$430.000 millones. En ese sentido, Katy Huberty, analista de Morgan Stanley predice que la industria del vehículo autónomo alcanzará un valor global cercano a los 2.600 billones de dólares en 2030.

Una década después

A eso apunta Apple, a un mercado que coincide con el contexto histórico de la compañía, pues fue hace unos 10 años cuando se lanzó al mercado de los teléfonos y lo revolucionó. Para 2030 faltan 13 años y es momento de que Apple comience a mostrar lo que tiene. El proyecto Titan sigue y, aunque muchos creen que no están haciendo mayor cosa, el software para autos producto de ese proyecto está casi listo.

Expertos de la industria afirman que ese proyecto está en un cajón, aplazado o convertido en una aplicación de software para carros, pero la idea de un auto de Apple (¿iCar?) que fue considerada una fantasía, fue realidad con 1000 participantes entre ingenieros e investigadores que trabajan en un desarrollo secreto al que llamaron Proyecto Titán.

Desde entonces, Apple dispone de un laboratorio secreto de pruebas de autos en Silicon Valley, cerca de su sede central, que opera bajo el nombre falso de SixtyEight Research.

Por ahora, el concepto del vehículo Apple está siendo trabajando con Magna Steyr, un desarrollador de vehículos autónomos, en un proyecto en el que han interferido numerosos obstáculos relacionados con la tecnología y el financiamiento.

Ciertas voces apuntan en este sentido a que el proyecto pudo ser cancelado, mientras que otros señalan que Apple está avanzando en la industria automovilística, pero que se encuentra a años luz de alcanzar uno de los primeros puestos del mercado. En unos meses podría haber noticias.