HPE lleva el almacenamiento Optane a servidores Unix

La nueva tecnología Optane de Intel está ampliando sus opciones en el mercado de servidores e intenta “convencer” a los conservadores.

CIO AMÉRICA LATINA | Por Elibeth Eduardo | @ely_e

En el próximo año o dos, Hewlett Packard Enterprise (HPE) agregará soporte para la memoria y almacenamiento Intel Optane a los servidores Unix más nuevos.

Optane es una nueva forma de almacenamiento y memoria que podría sustituir a los actuales SSDs y DRAM. Es significativamente más rápido y más denso que ambos.

Un nuevo sistema que se puede configurar con Optane es el servidor Integrity i6 de HPE, el cual fue lanzado esta semana.

Integrity i6 se basa en los procesadores Intel Itanium 970 (nombre código Kittson), y ejecuta el sistema operativo HP-UX.

El servidor también puede vincularse a los arreglos de almacenamiento de 3Par de todos los flashes de HP, los cuales se obtendrán posteriormente con el soporte de Optane.

Optane fue probado durante más de dos años en servidores Linux alojados por IBM, Lenovo y Facebook. Otro probador fue la base de datos de la empresa Aerospike, que vio importantes beneficios de rendimiento.

Buscando su espacio

Los primeros productos de Optane eran unidades de almacenamiento de baja capacidad para almacenamiento en caché de PC y sólo funcionaban con los chips de Intel Kaby Lake y Windows 10.

Su primera unidad de gran capacidad es la serie SSD DC P4800X, que tiene una capacidad de 375GB y se vende por U$$ 1.520.

Al igual que los SSD de flash, se conecta a las ranuras NVMe. Los conductores Optane para otros tipos de configuraciones deberían estar listos en los próximos años, según informó el director de gestión de productos para servidores empresariales, Jeff Kyle.

El próximo año, Intel enviará los módulos DIMM de memoria Optane, que se ejecutarán en el bus DRAM y serán dirigidos a aplicaciones en memoria.

Aunque Intel está ofreciendo algunos incentivos para quienes migren a Optane e intenta dar a conocer sus beneficiones está consciente de que muchos de sus clientes actuales que ejecutan servidores de misión crítica de estilo mainframe son adversos al cambio y no lo adoptarán inmediatamente pues es una nueva tecnología.

“Las bases de datos y otras aplicaciones se ejecutarán más rápido, y los clientes necesitarán menos núcleos de CPU para procesar los datos, lo que supone menores costos de licencias“, explicó Kyle quien reconoció

Pero los detalles sobre el desempeño general, el costo del software y las licencias por núcleo aún no han sido resueltos.