¿Logrará Toshiba su “humo blanco” la próxima semana?

Reportes desde Japón indebida que la empresa Toshiba ha reducido más o menos a tres la casi decena de ofertas que hubo en algún momento.

CIO AMÉRICA LATINA | Por Elibeth Eduardo | @ely_e

Como si fuera un concurso, hay una fecha para realizar un anuncio. Incluso, hay finalistas.

A esto parece haberse reducido el tortuoso intento de venta por parte de Toshiba de su unidad más rentable sin que se sepa cómo hará la empresa para sobrevivir después de eso.

Según la agencia Reuters, fuentes vinculadas con la empresa afirman que será el próximo jueves 15 de junio cuando la empresa espera designar la que será la oferta ganadora.

Y, según recoge la agencia, los esfuerzos del señor Gou fueron infructuosos y ni Amazon y Apple le permitieron quedar en la lista final.

De hecho, lo que se ha filtrado de la la lista final de Toshiba la hace lucir algo forzada por las circunstancias y permite hacer conjeturas de lo que será el resultado (¿desenlace?) final, casi sin sorpresas.

¿De tin marin?

¿Por qué forzada? Porque cuando una empresa llega al trance de vender las joyas de su corona como es para Toshiba deshacerse del negocio de semiconductores (el segundo más importante a nivel global) lo menos que busca es la mejor oferta posible que le permita, no solo cubrir las pérdidas / deuda que tenga sino, además, le deje algo para mirar al futuro.

Pero, pese a todos los esfuerzos que ha hecho Toshiba para que sus accionistas aprobarán la venta, los “finalistas” no parecen cumplir con estos criterios.

Según Reuters, las propuestas entre las que se está decidiendo son:

  • El fabricante estadounidense Broadcom Ltd y del fondo tecnológico estadounidense Silver Lake, una de las primeras.
  • La del “socio” Western Digital Corp, quien ha intentado un procedimiento para impedir la venta… a otros.
  • La de un grupo de inversionistas relacionados con el gobierno japonés.

Se sabe que sólo la primera, desde el principio, superaba los US$ 18.000 millones que necesita Toshiba para cubrir las pérdidas ocasionadas por su filial nuclear en Estados Unidos.