Transformación Digital: 3 mitos que debe revisar y superar

Asumir, planear y ejecutar con éxito procesos de transformación digital es difícil. Los mitos la hacen casi irrealizable.

CIO AMÉRICA LATINA | Por Elibeth Eduardo | @ely_e

Seguro pensará: “no puede haber mitos. Todo el mundo sabe qué es la transformación digital”.

En realidad, lo que probablemente todo el mundo cree que sabe es que es algo que toda empresa y CIO debe hacer. Sin alternativas. Pero ¿qué hacer? ¿cómo hacerlo? y hasta ¿para qué debería hacerlo? Son otra historia.  Y los mitos están – precisamente – en las respuestas que nos dan (y nos damos) a esas preguntas.

Así que, veamos los tres mitos más frecuentes: memorice y quémelos después de leerlos.

Mito #1: Transformación digital es cambiar completamente el negocio

No debería hacer falta decir que esto no es cierto. Pero hay quien entiende qu cambiar procesos, prácticas e innovar en productos es equivalente a empezar desde cero. Pero más complejo.

“Transformación digital no significa que usted tiene que convertirse en una compañía en línea. Más bien significa aprovechar la tecnología no sólo para lograr eficiencia y efectividad, sino para transformar el negocio y permitir nuevas oportunidades. No es cambiar – fundamentalmente – el negocio en el que está”, señaló el presidente y director de operaciones y ex CIO de Ouellette & Associates Consulting, Larry Wolff.

Y esta empresa es un caso emblemático: hace 90 años la empresa comenzó fabricando anillos de grado. Luego se expandió a la fabricación y distribución de premios a los empleados para los aniversarios de hitos y otros logros notables. En la actualidad, además de los elementos físicos, la compañía ofrece múltiples productos de software para ayudar a las empresas a gestionar sus programas de reconocimiento, a comprometerse con los empleados ya reclutar y retener a los trabajadores.

“Es un juego ofensivo crear una ventaja competitiva y un juego defensivo que evitará que se vuelva obsoleto”, añade.

Mito #2: TD es una iniciativa o proyecto específico

Este es un reverso del mito anterior, igual de perjudicial pues la transformación digital requiere más apoyos, trabajo y recursos de los que cualquier proyecto individual precisa.

Los líderes de TI dicen que no definen la “transformación” como el completar una implementación de tecnología en particular o alcanzando un hito estratégico.

La transformación digital es un continuo en el que hay que poner todas las piezas correctas al:

  • Continuar eliminando tecnologías heredadas.
  • Explorando las nuevas tecnologías.
  • Invirtiendo en las tecnologías que evolucionan adecuadamente para mantener a la empresa competitiva.

La CIO de Hitachi Data Systems, Renée McKaskle, señala que la transformación de su empresa de una compañía de hardware a una empresa más amplia de soluciones de TI está en curso.

Para ella, el cambio significó aprovechar la computación en la nube, la construcción una red para. aprovechar las capacidades empresariales del Internet de las cosas (IoT) y, ahora, tener capas asistidas con inteligencia artificial y robótica.

Estas nuevas tecnologías ayudarán a los distintos equipos de la empresa a acceder a los datos que necesitan para tomar decisiones inteligentes.

Dado el rápido desarrollo de las nuevas tecnologías, McKaskle dice que el ritmo al que su equipo debe moverse ha aumentado dramáticamente, y su trabajo nunca termina.

“Siempre he dicho que hay una meseta en la que puede descansar, pero nunca se detiene, y el tiempo que descansamos en esa meseta es mucho más corto”, aseguró la CIO.

Mito #3: TI puede hacerlo todo

Esto también es tan evidente que sorprende que haya que decirlo. Pero, es simple: no puede.

“La transformación digital es a menudo impulsada por la organización de TI, pero todavía debe haber un nivel de receptividad en el negocio [liderazgo] .Ese es el lugar donde TI tiene que construir credibilidad y respeto para llevar al negocio a bordo, con el liderazgo el negocio, y bordo y nivel de liderazgo, respaldandolo a lo largo”, señala Wolff.

Ouellette & Associates, desarrolló la curva de madurez de TI basado en un estudio de un año con el Babson College , el cual enumera cuatro etapas de madurez:

  • La entrega de servicios básicos y soluciones fiables como las etapas 1 y 2.
  • El valor de negocio de entregar como socio estratégico en la Etapa 3.
  • Hasta ser un “anticipador innovador” en la Etapa 4.

Wolff dice que quienes llegan a esta última etapa son los únicos capaces de transformar sus organizaciones porque tienen la visión estratégica, la visibilidad de su organización y la capacidad de vender sus visiones sobre lo que sus organizaciones pueden ser.

Ellos no son los invitados a la primera reunión: están llamando a esa reunión. “Los líderes de TI necesitan educar e informar”, aseguró.

Bill Briggs , CTO de Deloitte Estados Unidos y Global CTO y el líder que inauguró la consulta digital de la firma, dice que los líderes corporativos en muchas industrias grandes vieron en las últimas décadas las inversiones en tecnología como un medio para un fin. Hoy, sin embargo, los principales CIOs y sus colegas de C-suite entienden que la tecnología y los negocios están completamente entrelazados y necesitan ser tratados en consecuencia.

“No se puede separar la estrategia comercial de la estrategia tecnológica. La tecnología es, en realidad, el centro de lo que se basa el crecimiento. Las implicaciones tecnológicas están impulsando el futuro del negocio en sí”, afirmó.