1

Otros 2 mitos que debe desechar de la Transformación Digital

Puede que la transformación digital sea un proceso inevitable para cualquier empresa en la actualidad. Pero los mitos tras su leyenda son opcionales.

CIO AMÉRICA LATINA | Por Elibeth Eduardo | @ely_e

Colocar el proceso en su justa medida tecnológica, operativa y organizacional no sólo la hará más expedita y eficiente.

También – importante – reducirá los traumas y la resistencia al cambio, fundamentales para que todos los esfuerzos (y las inversiones) no se pierdan en muy corto tiempo.

Examinemos otros dos mitos frecuentes con respecto a la Transformación Digital de su empresa que le conviene desechar para que interfieran en alcanzarla.

Mito #1. El departamento de informática está a la altura de la tarea

Esto es aspiracional… pero no suficiente. Y, si bien es importante que haya una visión clara en los procesos de transformación digital, su presencia no sustituye a la infraestructura de TI necesaria y los conjuntos de habilidades adecuadas para implementar su estrategia.

Los analistas, asesores y CIOs que han ayudado a transformar sus organizaciones coinciden en que las mismas necesitan tener los bloques de construcción adecuados para cambiar el poder.

Necesitan “salir” del legado así como:

  • La adopción de nuevas tecnologías como la nube y capacidades de análisis;
  • Emplear a trabajadores de tecnología que pueden pensar creativamente sobre soluciones de negocio;
  • Y desarrollar una cultura que se mueve tan rápido como los negocios y es capaz de asumir riesgos a través de DevOps y principios organizativos similares.

Muchas departamentos de TI aún no han llegado a esto según dicen los analistas.

“La transformación digital implica un enfoque en el que la tecnología es central y creo que ahí es donde la gente puede atorar. Hay que tener la capacidad de pensar más allá de la adquisición de tecnología”, afirma el director de análisis del sector de Tecnología en CompTIA, Seth Robinson,

Considera que la manera de asegurarse de que usted tiene un buen know how y un buen equipo porque, cuando la nueva tecnología llega usted tiene gente que se está preguntando:

  • ¿Qué significa esto para la seguridad y para la privacidad de los datos?
  • ¿Qué significa esto para nosotros en términos de contar con una nueva manera de hacer las cosas?

Para Robinson, ese es pensamiento es el punto real. La mayoría de las organizaciones obtienen una puntuación baja en esta área.

Cuando se le preguntó acerca de sus esfuerzos hacia la transformación digital:

  • Sólo el 6% de los encuestados Computerworld’s Forecast survey tuvo una A, señalando que están por delante de la curva.
  • 39% se dio un B, porque van bien en el proceso;
  • 39% se clasificaron en C, por mantener el ritmo a pesar de algunos obstáculos;
  • 11% se autocalificó con una D porque el proceso no va bien;
  • 5% obtuvo un F por no haber progresado en absoluto.

Mito #2. El rol del CIO es seguro porque la transformación digital se basa en la tecnología

Si ha hecho la tarea con nosotros sabe que esto es relativo. Deloitte encontró que muchos CIOs no están listos para ese papel.

El CTO Global y líder de la consulta digital de la firma, Bill Briggs, afirma que su empresa coloca a los CIOs en tres categorías:

  • Primero, operador de confianza, en la cual el CIO maneja un juego de eficiencia tradicional.
  • Segundo, co-creador de negocios, en la cual el CIO es más un estratega con el negocio y se alinea con el liderazgo.
  • Tercero, instigador de cambio, donde el CIO es el que lidera el proceso de transformación digital.

“Un porcentaje significativo de los CIOs todavía están en esa primera categoría”, señala y agrega que los líderes de TI, sin embargo, deberían estar apuntando a la tercera categoría.

Los CIOs necesitan ser visionarios, de lo contrario tendrán la tarea de manejar los hierros mientras sus compañías buscan nuevas posiciones (especialmente la función de Director Digital) para manejar las áreas más emocionantes alrededor de la transformación.

Al respecto, el PwC’s 2017 Global Digital IQ Survey publicado en febrero encontró que, de 2216 TI y líderes empresariales de 53 países:

  • Sólo el 52% de las empresas calificaron su índice de inteligencia digital como fuerte. Eso está por debajo de los últimos dos años.
  • 67% calificaron su CI de Digital como fuerte en 2016 y 66% el año anterior.

PwC define el Digital IQ como las habilidades de una organización para gestionar y aprovechar la tecnología.

“Las empresas no están tan rezagadas como luchando para mantenerse al día con la aceleración de las normas. Y mirando hacia adelante, está claro que la mayoría no está preparada para lo que viene a continuación y después de eso. A medida que las tecnologías continúan combinándolas y avanzando, como si las nuevas formas de hacer negocios debieran pasar del origen hasta la disrupción casi que de la noche a la mañana”, señala el informe.

Y, en realidad esto no puede hacerse así. Creerlo es parte del problema. No de la solución.