1

Microsoft, por favor deja de hacer las cosas por nuestro bien

Kaspersky afirma que Microsoft ha desactivado su software antivirus en Windows 10. Esta respondió que era su deber asegurarse de que la protección antivirus estaba “siempre activa”.

Por Steven J. Vaughan-Nichols

Computerworld

Hace más de 20 años que Microsoft pisoteó a sus competidores y luego se defendió de las demandas antimonopolio resultantes.

Pero, con el escritorio de Windows menguando en importancia aunque gran parte de sus rivales de software de escritorio se han ido, Microsoft parecía haber dado vuelta a una nueva página. ¿No?

Eso sí: en la única esfera de software que queda donde aún tiene rivales – antivirus y software de seguridad – la empresa está a la altura de sus viejos trucos anticompetitivos.

A finales del año pasado, Eugene Kaspersky, fundador de la compañía de antivirus del mismo nombre, dijo:

“Al actualizar a Windows 10, de forma automática y sin ningún tipo de aviso desactiva los softwares de seguridad ‘incompatibles’ y en su lugar se instala … – sí, adivinó – su propio Defender Antivirus. Pero, ¿qué esperaba cuando los desarrolladores independientes recibieron una semana antes del lanzamiento de la nueva versión del sistema operativo para compatibilizar su software?

Kaspersky hizo algo más que un post en su blog sobre el tema. En primer lugar, se quejó al Russian Federal Antimonopoly Service, el cual abrió un caso contra Microsoft por “abuso de posición dominante”.

Su compañía, Kaspersky Lab, ha seguido estas acciones. durante este mes de junio mediante la presentación de más quejas antimonopolio contra Microsoft en la Comisión Europea y la German Federal Cartel Office.

Kaspersky afirmó en su blog:

“Microsoft utiliza la posición dominante en el mercado de su sistema operativo (SO) en ordenadores para promover fieramente en el mercado su propio (e inferior) software de seguridad (Windows Defender) a expensas de la solución de seguridad previamente elegida por los usuarios. Tal promoción se lleva a cabo utilizando métodos cuestionables y queremos presentar estos métodos a la atención de las autoridades anti-monopolio”.

Eso suena como al negocio de siempre para el Imperio del Mal.

Microsoft respondió con una variedad florida de argumentos de relaciones públicas:

“El objetivo principal de Microsoft es mantener a los clientes protegidos y estamos seguros de que las características de seguridad de Windows 10 cumplen con las leyes de competencia“.

Pero ahora Microsoft ha tomado un nuevo rumbo . Admitió que desactivó el software antivirus (AV) de los rivales.

Rob Lefferts, socio director de Microsoft Windows & Devices Group, Security & Enterprise, ha dicho que sí: los creadores de Windows 10 desactivaron productos antivirus de terceros pero sólo en algunas circunstancias y por corto tiempo.

Específicamente, Lefferts explicó que:

“Dado que el software AV puede estar profundamente entrelazado dentro del sistema operativo, hemos duplicado nuestros esfuerzos para ayudar a los proveedores de AV a ser compatibles con las últimas actualizaciones. … Para el pequeño número de aplicaciones que todavía necesitaba actualizarse, creamos una función sólo para aplicaciones AV que le pediría al cliente que instalara una nueva versión de su antivirus, justo después de completar la actualización”.

No creo que Kaspersky – que aún no ha respondido a esta última declaración – coincida en que Microsoft está trabajando como socio con los proveedores de antivirus.

Estoy seguro de que él ve esto como una prueba de sus aseveraciones de que la actitud de “papá sabe más” de Microsoft está destinada sólo a promover Microsoft Defender sobre todos los demás programas antivirus.

¿La justificación? Debe actuar para proteger a los usuarios de la reciente plaga del ransomware WannaCry, el cual se mueve rápidamente hacia ataques de malware similares.

Para mí, esto es prueba de que la vieja Microsoft (la que quería un control absoluto y, por tanto, beneficios) sigue viva y bien en la división de Windows.

Si estás bien con Microsoft haciendo todos los tiros, OK.  Voy a recordarle que, sin embargo, WannaCry no existiría en primer lugar si la empresa hubiese asegurado adecuadamente su Server Message Block network protocol.

Siempre he pensado que la competencia conduce a un mejor software, más seguro.

Esa es una razón para esperar que Kaspersky continúe manteniendo los pies de Microsoft al fuego por este último intento de crear un monopolio.