1

Huawei e Interpol aliados contra la ciberdelincuencia

Hong-Eng KOH, Global Chief Public Safety Expert Enterprise BG, y principal experto de Huawei en Seguridad Pública expuso cómo la tecnología puede ayudar a las labores de la policía en todo el mundo, entregando más inteligencia, coordinación, cobertura y poder de anticipación.

Huawei participó en la 4ta versión del “Proyecto Fortaleza”, reunión que organiza anualmente la Interpol (la mayor organización policial internacional del mundo) para intercambiar experiencias en la lucha contra el crimen organizado y que se llevó a cabo en Chile. Con el fin de aportar entorno a las mejores prácticas para el combate del cibercrimen y promover la implementación de ciudades más seguras mediante la adopción de las Tecnologías de la Información y Comunicación (TIC), Hong-Eng KOH, Global Chief Public Safety Expert Enterprise BG, y principal experto de Huawei en el uso de las Tecnologías de Información y Comunicación (TIC) y Seguridad Pública, llegó a Chile desde Singapur para ser parte de foro.

El experto, quien trabajó en la Fuerza Policial de Singapur siendo Director de Prevención del Crimen y Director de Operaciones y Entrenamiento, entre otras responsabilidades, manifestó que los principales desafíos que tienen hoy los organismos de seguridad es que “los criminales son cada vez más sofisticados, debido a que usan las nuevas tecnologías. Además, están cruzando las fronteras y colaborando mucho entre ellos”.

Para enfrentar este escenario, Marcelo Pino, gerente de Asuntos Públicos de Huawei Chile, aseguró que las TIC ofrecen múltiples herramientas que hacen más eficiente y efectiva la labor policiaca. “El arma y las esposas ya no son suficientes para combatir el crimen. Se necesita tecnología para combatir a la tecnología”, comentó.

Colaboración para combatir el crimen

En el encuentro se destacó que las agencias de seguridad deben utilizar toda la tecnología que esté a su alcance, con el fin de prevenir, detectar y responder en forma eficiente frente al crimen organizado.

En este sentido, Hong-Eng KOH dijo que un país por sí solo no puede combatir eficazmente el crimen sofisticado, razón por la cual se hace necesario colaborar con otros países y organismos, como la Interpol. Y, más importante aún, “hay que colaborar con la comunidad y el sector privado, ya que no es suficiente solo cooperar con otras entidades policiacas”.

Asimismo, citó como ejemplo el caso de los disturbios de 2011 en Inglaterra, donde los criminales usaron formas muy seguras de comunicación, difíciles de interceptar por parte de los organismos policiales, con tecnología de encriptación de datos. Además, utilizaron plataformas colaborativas para rastrear a la policía, con una aplicación similar a Waze. “Los malos están colaborando entre sí y usando mucha tecnología”, remarcó.

En relación con soluciones concretas que ayudan a entidades policiacas -como la Interpol o la PDI en su lucha con el crimen organizado, destacó que existen soluciones inteligentes de vigilancia colaborativa, basados en sistemas de comunicación que pueden operar en fibra óptica, microonda, o redes eLTE, con cámaras de alta resolución que están desplegadas en toda la ciudad.

También mencionó una solución recientemente lanzada por Huawei, llamada “Collaborative-C4ISR”, que incluye centro de comando y control, centro colaborativo de comunicación, centro de inteligencia basado en Big Data, y servicio inteligente de vigilancia y reconocimiento. Toda esta plataforma -explicó- opera en la nube y se le pueden integrar diversos dispositivos, como drones o soluciones basadas en Internet de las Cosas (IoT) e inteligencia artificial.

“Con la tecnología existente es posible vivir en ciudades más seguras e inteligentes”, concluyó Marcelo Pino,  quien asegura que prevenir y combatir el crimen organizado no solo mejora la calidad de vida de las personas, sino que una ciudad segura repercute positivamente en la economía, mejorando el entorno para la inversión, el comercio y los negocios.

Cómo enfrentar el cibercrimen

El pasado 12 de mayo, el virus WannaCry se expandió en pocas horas a más de 230.000 equipos en 180 países. Este ciberataque, que tenía como objetivo secuestrar archivos para exigir un rescate monetario, afectó tanto a grandes corporaciones como a empresas menores y a particulares.

Según comenta Hong-Eng KOH, experto de Huawei en el uso de las Tecnologías de Información y Comunicación (TIC) y Seguridad Pública, la tendencia mundial es que a medida que una ciudad se vuelve más segura desde el punto de vista físico, es decir con menos robos, asaltos, secuestros y asesinatos, aumenta el cibercrimen, ya que la tecnología también está disponible para los criminales.

A su juico, la clave para enfrentar este tipo de ataques está en la prevención, detección, respuesta y recuperación. “Ojo, no todo esto se hace necesariamente con tecnología. La prevención, por ejemplo, requiere de mucha educación… pero sí las agencias de seguridad deben confiar en la analítica de datos, la inteligencia artificial, Big Data, Machine Learning o Network Behavier Anomaly Detection, tecnología que permite detectar actividades anormales en las redes. A esto hay que sumar colaboración. Los organismos de seguridad deben compartir información con el fin de prevenir y combatir el cibercrimen”.

Adolfo Manaure

Entusiasta seguidor de la tecnología y las innovaciones que cambian el mundo. Director Editorial y COO en The HAP Group.