1

Inteligencia Artificial, la nueva apuesta de Microsoft

Convertida en una de las tecnologías emergentes del año, el que Microsoft esté invirtiendo en el desarrollo de Inteligencia Artificial acelerará los logros.

Vía PC World en Español | Por William Peña

No es sólo para hace más productivo Office 365 y más sexy Microsoft Teams. En el (duro) proceso de reinvención que Microsoft (como la mayoría de las empresas de software) tiene por delante, pareciera que está vislumbrando oportunidades y ventajas en la Inteligencia Artificial (IA) en donde, sin duda, le va pisando los talones a Google de Alphabet.

La empresa anunció está semana la creación de un laboratorio de investigación e incubación enfocado en tecnología de Inteligencia Artificial dentro de Microsoft Research que es lo bastante costoso para decirnos que su interés en la IA es serio.

Y, aunque el programa medio ambiental Inteligencia Artificial para la Tierra (AI for Earth) podría confundirnos (hay US$ 2.000.000 de razones para tal confusión) y hacernos creer que su interés es, fundamentalmente filántrópico, algunos otros anuncios dan cuenta de que Microsoft quiere alcanzar el liderazgo absoluto de esta tecnología, alimentando el desarrollo en cualquier área que profundice el aprendizaje.

Ser cognitivo o no ser nada

Desde el  nuevo dentro de investigación de Inteligencia Artificial la compañía abordará:

  • Los desafíos más complicados de esta tecnología.
  • Se explorarán los nuevos principios de la misma.
  • Se creará una Guía de Diseño Ético para la IA para que los desarrolladores de la empresa la hagan accesible e inclusiva para los seres humanos.

La compañía también presentó actualizaciones a su oferta de Servicios Cognitivos, las cuales permiten a los desarrolladores añadir a sus aplicaciones capacidades inteligentes como:

  • La detección de emociones y sentimientos
  • Reconocimiento de voz e imágenes
  • Conocimiento, búsqueda y comprensión de idiomas.

Microsoft considera que ha encontrando en la Inteligencia Artificial mejores maneras de hacer las cosas, tan aparentemente simples como determinar qué correo electrónico necesita verdaderamente la atención y otras tan asombrosamente complejas como descubrir un tratamiento personalizado para el cáncer.