1

Guerra de Qualcomm con Apple ahora tiene frente en Europa

Si se ha preguntado hasta dónde llegarán Qualcomm y Apple en su lucha por el problema de abuso de patentes la respuesta parece ser que no hay límites.

CIO AMÉRICA LATINA | Por Elibeth Eduardo | @ely_e

Y, de momento, hay que destacar la “energía” de Qualcomm que está abriendo un tercer frente continental para que Apple no se salga con la suya: el fabricante de microprocesadores responde a estas demandas con una propia, esta vez en Europa.

La empresa ha iniciado una acción legal en Alemania para lograr que los tribunales de ese país suspendan las ventas de iPhones, alegando que infringen sus patentes.

Mientras, cuatro contratistas de Apple a los que Qualcomm había solicitado las licencias de patentes han presentado quejas en las instancias de procompetencia contra el proveedor de chips.

Esto es una nueva batalla en la guerra que libran ambas empresas y en la cual algunos analistas consideran que, aunque puede que tenga razón, Apple lleva la de perder.

¿Por qué? Porque la práctica de Qualcomm es “normal” en el mundo tecnológico y su “rebeldía” genera malos precentes.

Si Qualcomm deja pasar las acciones de Apple, se arriesga a una “efecto dominó” pero en cascada.

El frente alemán

Las demandas alemanas de Qualcomm sólo afectan a dos patentes, según su abogado general, Don Rosenberg.

El representante aseguró que, si bien las patentes son importantes para el funcionamiento de los iPhones, no son esenciales para el cumplimiento de los estándares de la industria.

Eso deja a Qualcomm para fijar los niveles de regalías tan altos como quiera, libres del requisito de establecer sólo términos de licencia justos, razonables y no discriminatorios que la mayoría de los organismos de normas imponen cuando exigen el uso de tecnologías patentadas

Se entiende que las dos patentes en cuestión en Alemania cubren aspectos técnicos para extender la duración de la batería, adaptando las capacidades de transmisión de un teléfono a los datos que se envían, ya sea de vídeo, texto o voz.

La patente estadounidense número 8.698.558, expedida en 2014, cubre la extensión de la duración de la batería mediante la construcción de inteligencia en el sistema de modo que la antena está utilizando siempre la cantidad correcta de energía de batería para transmitir, mientras que la patente estadounidense número 9.608.675, procesa de manera más eficiente datos de alta velocidad, esto lo logra aprovechando la energía combinada de múltiples portadoras.

Pagar, lo use o no

En enero de este año, Apple presentó una demanda en un tribunal de California, la cual busca la devolución de US$ 1.000 millones por sobrecarga en derechos de licencia de patentes que, afirma, ha cometido Qualcomm. Además, la empresa de Cupertino presentó demandas similares (aunque por cantidades menores) en el Reino Unido, China y Japón.

Adicionalmente, Apple también guió a cuatro de sus contratistas de fabricación para que dejen de pagar derechos de licencia a Qualcomm por los chips que incorporaron a los productos de Apple.

No puede, entonces, sorprender la respuesta de Qualcomm. Después de todo, hay guerras que se han declarado por menos. Así, el fabricante de chips Qualcomm continuó demandando a los cuatro concesiionarios (Hon Hai Precision Industry, Wistron, Compal Electronics y Pegatro) por el impago de los derechos de licencia.

¿La respuesta? Una denuncia de los cuatro este martes, acusando a la compañía de violaciones antimonopolio. Las acciones de unos y otros parecen extenderse al infinito… y más allá.

Conflictos de otras marcas en Alemania se han “resuelto” al mudar a empresa la operación a los Países Bajos. En este caso, parece no quedar mucho espacio en el mundo donde esconderse.