1

¿Machine Learning? Kaspersky Free busca más información

La empresa ha señalado que, con el nuevo producto Kaspersky Free se busca alimentar la base actual de ataques, vectores y malware.

CIO AMÉRICA LATINA | Por Elibeth Eduardo | @ely_e

Sin duda el crecimiento exponencial de ataques exitosos de malware por todo el mundo ha golpeado a las firmas de ciberseguridad.

No ayuda a su favor que las recientes oleadas sean de códigos nuevos para las cuales los antivirus y otros sistemas no han desarrollado aún “anticuerpos”.

Mientras está situación se ha transformado en una oportunidad para las empresas de pólizas de seguros de ciberseguridad, las firmas tradicionales (y hasta las startups recientes) pueden muy bien poner sus barbas en remojo.

Puede que, en una respuesta proactiva a esta situación, la firma rusa. Kaspersky Lab haya decidido que es un buen momento para el lanzamiento de Kaspersky Free.

Con este nuevo producto la empresa, quizás, intenta también aumentar el número de potenciales clientes en el resto del mundo, debido a una (todavía) leve caída en Estados Unidos, su mayor mercado.

Mientras más, mejor

Algunos analistas (más cínicos) creen que el lanzamiento es para distraer sobre los señalamientos de sus vínculos con ciberataques rusos a Estados Unidos durante la elección de Donald Trump.

No obstante, es más probable (sin descartar ninguna de las anteriores hipótesis) que, precisamente por la ola de ataques “nuevos”, la empresa quiera incrementar su base de “clientes” en todo el mundo. Después de todo, a más usuarios más contacto con ataques y sus nuevos códigos y metodologías de ataque.

Es decir, Kaspersky Free bien podría ser un mecanismo de inteligencia para aumentar la exposición de la firma al nuevo malware y que, entre el machine learning y sus especialistas, se puedan elaborar mejores defensas.

En todo caso, la empresa ya ha asegurado que Kaspersky Free ofrece “estrictamente lo esencial” (protección de correos electrónicos y en internet) y, por tanto, no sustituye sus versiones pagadas.

No obstante, no es un producto inferior: la empresa trabajó 18 meses en distintos pilotos y se realizaron pruebas en mercados como el de China, Rusia, Ucrania y los países nórdicos.