1

El comercio electrónico como elemento diferenciador en PyMEs

La transformación digital en las PyMEs así como la incorporación de las tecnología emergentes en sus modelos de negocios es hoy una necesidad.

Por Santiago Macías
Director ejecutivo Empresas Tuxpan

La participación de las pequeñas y medianas empresas (PyMEs) en el comercio electrónico en Chile es muy baja.

Este dato ha ocasionado que:

  • La visibilidad de su oferta se reduzca ante la competencia que sí participa de ese mercado
  • Les quita oportunidades comerciales y de crecimiento.
  • En el tiempo, compromete también su viabilidad a largo plazo.

La tecnología está transformando las formas de relacionarnos y, por tanto, la forma en que hacemos negocios.

Basta pensar en la irrupción de los dispositivos móviles en la vida cotidiana, su uso masivo que cruza los más variados estratos sociales y observar el cambio cultural que ocasionan en niños y adolescentes.

Estos cambios se observan en los hábitos de consumo y en las nuevas necesidades de producción.

Cambio Generacional

Según Forbes, durante los próximos CINCO (05) AÑOS o, para ser más precisos, en el año 2020 los Millennials:

  • Representarán en 50% de los trabajadores.
  • Y en menos de 10 años, serán el 75% de la fuerza de trabajo mundial.

Es clara la omnipresencia de Internet en la casa, en el trabajo, en las relaciones sociales e institucionales. En deseos y necesidades.

Se trata de una realidad que obligó a las empresas a tener presencia en este nuevo mundo digital.

Sin embargo, las PyMEs aún deben recorrer un largo camino para participar activamente de esta nueva economía. Se deben vencer barreras culturales en quienes toman decisiones.

La cuenta pequeña

Además, otro de los problemas de las PyMEs para encarar estos retos es que viven atadas al flujo de caja y se les hace difícil levantar la mirada para evaluar el impacto que este cambio tecnológico debería tener en su negocio.

Invertir en:

  • Capacitación
  • Tecnología
  • Estrategia
  • Estudios de mercado y procesos…
  • ….entre otros elementos relevantes.

Esto requiere, al menos, de:

  • Visión
  • Capital
  • Personal capacitado
  • Tecnología.

Todos estos son elementos y condiciones que – precisamente – no abundan en las PyMEs.

Lo urgente (una vez más) se impone sobre lo importante. Según un informe de Forrester (2015), sólo un 5% de las organizaciones creen lograr una diferenciación respecto de sus competidores gracias a apalancarse tecnológicamenete en este innovador contexto digital.

 

Transformación necesaria

Lo cierto es que la digitalización de las empresas – fenómeno del que el comercio electrónico es una parte importante – requiere de:

  • Una estrategia digital
  • Elementos tecnológicos
  • Cambios culturales,
  • Procesos y visión del mundo.

Todos estos factores son complejos y difíciles de incorporar para la mayoría de las pequeñas y medianas empresas.

El acceso al capital, conocimiento, procesos y tecnología no son baratos. La mayoría de las veces están fuera de su alcance.

Sin embargo, y contradictoriamente, la transformación digital de las PyMEs y la innovación en sus modelos de negocios es hoy una necesidad.

La producción está cambiando vertiginosamente la relación de la producción y el consumo. El consumidor es un sujeto diferente al de hace 10 o 20 años atrás.

El comercio electrónico, el marketing digital, el análisis de grandes volúmenes de datos, el conocimiento cercano del cliente/usuario, la innovación en productos, procesos y servicios, el uso de las redes sociales, la incorporación de elementos de Inteligencia artificial en el desarrollo del negocio o el acercamiento a la Internet de las Cosas (IoT), ya no representan una opción.

Su incorporación en el modelo de negocio de las organizaciones es una necesidad, en especial si desean crecer o, quizá, simplemente, ser viables en este nuevo mundo.