1

Colombia: DIAN acelera masificación de factura electrónica

La oficina tributaria de Colombia adelanta iniciativas para asegurar que las empresas puedan cumplir los plazos establecidos para la adopción de la factura electrónica obligatoria.

A partir del 1 de enero de 2019 la factura electrónica será obligatoria para todos los responsables de declarar y pagar IVA, Impuesto al Consumo, según lo dispuesto en la ley 1819 de 2016. Una obligación que supondrá la masificación de la factura electrónica en Colombia, la cual será adoptada por las empresas colombianas en el próximo año, gracias a las diferentes iniciativas de la puesta en marcha por la DIAN.

Colombia lleva años poniendo las bases para introducir un nuevo sistema de facturación, basado en la factura electrónica, que debe ser una pieza clave en la modernización de la actividad empresarial de país y “todo parece indicar –señala Alberto Redondo, director de Marketing para Iberia y LATAM de SERES- que los esfuerzos están logrando los primeros frutos, como la homologación de proveedores tecnológicos autorizados, como lo es SERES, aunque todavía queda por hacer”.

SERES es uno de los proveedores autorizados por la DIAN para prestar los servicios de factura electrónica en el país, “y nuestro objetivo –explica Alberto Redondo- es tener un protagonismo activo impulsando el proceso de implantación de la factura electrónica entre las empresas de  Colombia, contribuyendo a la modernización de la sociedad y la economía colombianas, como ya lo hicimos en otros países de Europa y de América Latina.”

La ventaja de las empresas colombianas es que pueden aprender de los errores cometidos por las empresas de otros países de la región y evitarlos desde el primer día. “Nuestra experiencia nos confirma –concluye Alberto Redondo– que contar con un servicio de factura electrónica ofrecido por un proveedor autorizado sólido que se adapte rápidamente a todas las necesidades normativas y de negocio es la mejor opción en este cambio de modelo. Una opción que permite que las empresas colombianas puedan centrarse en su foco de negocio, dejando el resto de procesos auxiliares, como la factura electrónica, en manos de especialistas. Un modelo de servicio de facturación electrónica que se está imponiendo a pasos agigantados en todo el mundo”.

Prioridad a los medios electrónicos

Actualmente la reforma tributaria de 2016 (Ley 1819) elevó la categoría de la factura electrónica a una factura de venta propiamente dicha, lo que ha permitido que Colombia cuente con una plataforma tecnológica para que sean remitidas a la DIAN las facturas electrónicas.

Además, la DIAN tiene prevista una hoja de ruta con varias acciones a desarrollar en lo que queda de 2017. Según esta hoja de ruta, se realizarán estudios sectoriales de riesgo que darán lugar a la selección de algunos contribuyentes que deberán facturar electrónicamente en 2017 y 2018. Además, para una adecuada evolución del nuevo sistema de facturación electrónica, se analizarán los requerimientos necesarios para acondicionar tecnológicamente a la DIAN. También está previsto poner a disposición de las micro y pequeñas empresas medidas de apoyo para facilitarles la generación y descarga de sus facturas electrónicas.

Este esfuerzo tendrá su continuidad en 2018. Así, la DIAN tiene previsto implantar el próximo año la validación de las facturas electrónicas por su parte o por parte de proveedores autorizados como se produce ya en países como México. En paralelo, se adaptará la infraestructura tecnológica de la entidad para la evolución del modelo de facturación electrónica y se expedirán resoluciones de seleccionados para facturar electrónicamente. Estas acciones se reforzarán con diferentes iniciativas que promoverán la voluntariedad de la adopción de la factura y darán a conocer sus beneficios.

Adolfo Manaure

Entusiasta seguidor de la tecnología y las innovaciones que cambian el mundo. Director Editorial y COO en The HAP Group.