1

Kaspersky Lab amplia acuerdo y estrecha relación con Interpol

Aunque la relación de cooperación con la Interpol es muy activa y dista mucho de ser nueva, la firma rusa demuestra astucia en su estrategia de PR.

CIO AMÉRICA LATINA | Por Elibeth Eduardo | @ely_e

Luego de rechazar el racismo, la tortura y el terrorismo, no hay nada más “políticamente correcto” en el mundo que combatir (activamente) el cibercrimen.

Así que, si usted es una multinacional en cualquier vertical de industria, seguramente, le dará gusto trabajar con una firma de seguridad que colabora con a Interpol para perseguir a sus enemigos.

Y este razonamiento no excluye de ningún modo a las empresas estadounidenses.

Al anunciar que estrecha sus vínculos con la policía del mundo, Kaspersky desafía al gobierno de Trump a que la vincule con prácticas delincuenciales.

Puesto que la actual administración se ha negado a recoger el guante de encarar a Kaspersky Lab frente al congreso mientras la empresa permite que hasta se revise su código, no le ha dejado a la firma rusa más remedio que blindar su reputación

Ciertamente, el gobierno estadounidense no está en posición de señalar a la Interpol ni siquiera como negligente en cuanto al cibercrimen y otros delitos se refiere.

Touché.

Juego ¿de espías o de tronos?

Lo cierto es que, mientras las investigaciones de empresas estadounidenses como Google, Twitter y Facebook apuntan a que las elecciones estadounidenses en las que resultó electo el actual mandatario fueron “intervenidas” más a través de la comunicación y publicidad en redes sociales que con “espionaje”, los voceros del gobierno de Trump insisten en el hackeo.

Y, más pues no sólo han retirado los productos de Kaspersky Lab de las oficinas de las dependencias federales sino que también han “sugerido” que las empresas estadounidenses hagan lo mismo.

Si la manipulación del gobierno ruso (antes amigo de Trump) no fuera tan evidente, seguro estaría respaldando un reclamo de la firma de ciberseguridad en la OMC.

La respuesta es digna de estudio. Esta visto que en esta guerra de relaciones públicas con el que el gobierno de Trump intenta que olvidemos sus simpatías con el líder del gobierno ruso Kaspersky tal vez sea inocente.

Pero no es ingenua. Ni desvalida.

La Interpol tiene un aliado de primera que ya lo ha ayudado en la (muy activa) región de Asia-Pacífico. Y eso son hechos demostrables.

El gobierno de Trump tendrá que empezar a hacer lo mismo si quiere ser realmente convincente.