1

La firma biométrica: entre la seguridad y la despapelización de la gestión

La tecnología de la firma biométrica permite la optimización y más seguridad en trámites bancarios, así como un ahorro en almacenamiento y papel.

CIO AMÉRICA LATINA | Por Elibeth Eduardo | @ely_e

Seguridad y ahorro. Dos características que hacen de un banco más confiable ante los ojos de sus clientes. Y, aunque es más fácil decirlo que hacerlo, lograr que las instituciones cuenten con la tecnología necesaria para lograrlo fue una necesidad fue aprehendida por el Grupo Hassar, pionero en los desarrollos para incorporar la firma biométrica en la banca en lo que a América Latina se refiere.

Cabe recordar que los países que suelen adoptar esta tecnología mantienen dos convenciones:

• Que la firma biométrica representa el consentimiento del cliente y;
• Que tiene validez legal.

Por fortuna, a diferencia de la analógica permite identificar un fraude en el momento lo cual, sin duda, es uno de los factores de adopción que está acelerando su presencia en el mundo financiero.

Fue, sin duda, uno de los motivos por el cual Banco Patagonia comenzó con la implementación en 200 sucursales que, en adelante, podrán realizar la apertura de cuentas de sus clientes mediante esta tecnología.

“Esta opción permite mayor agilidad en los procesos y hace más eficientes los recursos humanos, sin perder de vista la seguridad”, declaró el International Sales Manager de Olivetti para América Latina, Massimo Biffi, empresa que suministrará el equipo de digitalización.

Cuestión de pulso

En este sentido cabe destacar que, si bien el software fue diseñado por el Grupo Hasar, para empezar a trabajar con la digitalización de las firmas se requiere un dispositivo similar a una Tablet provisto por Olivetti, como ya señalamos).

Luego, ésta (la firma biométrica) se interpreta según:

• La presión
• La aceleración
• La velocidad
• Las inflexiones
• Y el ángulo

Es decir, el dispositivo “ve” la rúbrica como si fuera un electrocardiograma en los detalles y aspectos que la construyen. Como sea, a partir del cambio a esta rúbrica digital tanto el almacenamiento de la información como la gestión documental se vuelven inmediatas y online.

“Las empresas pueden tener un ahorro significativo del almacenaje, que no solo significa contratar menos espacio, sino también una reducción de los costos de traslado y custodia”, señala Cristian Gallastegui, de Hasar Sistemas.

En el caso del Banco Patagonia, ahorrarán 9 millones de hojas por año solo por la digitalización de la apertura de cuentas, lo que además impactará en el medio ambiente gracias a la despapelización.

Además la versatilidad de esta tecnología permite extenderla también a empresas de seguros, de salud, etc., incluyendo gobiernos abocados a procesos de digitalización.