1

2018: el año en que Apple dejará a Qualcomm

Los conflictos legales entre Apple y Qualcomm parecen haber llegado a un punto desde el cual el retorno es imposible. Hasta indeseable.

Por William Peña | Vía PC World en Español

De hecho, muchos atribuyen el “interés” y “activismo” del Apple en el affaire Toshiba como uno de los mecanismos para poder hacer lo que, al parecer, realizará del todo en 2018: deshacerse de Qualcomm como proveedor.

Y esto es ya casi un hecho indiscutible: la compañía busca eliminar definitivamente los chips LTE de Qualcomm de los iPhones de cara al próximo año.

Según informaciones aparecidas en la publicación digital The Wall Street Journal, Apple estaría diseñando sus próximos iPhones e iPads prescindiendo de estos componentes, lo que acrecentaría la batalla que mantienen ambas compañías.

Como en cualquier otro divorcio, aunque parezca repentino las cosas no ocurrieron de un día para otro pero fue sólo hasta el año pasado en que el deterioro de las relaciones comenzó a transformarse en un auténtico problema de negocio. Y no uno chico.

Así, todo comenzó en 2016 con la incorporación de chips de módem Intel en el iPhone 7 e iPhone 7 Plus. Por su parte, el iPhone 8 e iPhone 8 Plus utilizan versiones híbridas con chips de Intel y Qualcomm.

Y, entonces, llegó la demanda

El momento culminante ocurrió a principios de año, cuando Apple demandó a Qualcomm por US$ 1.000 millones acusando a la citada empresa de cobrar royalties injustos (5 veces más caros que otras compañías) por tecnologías y uso de patentes que Apple asegura NO estar utilizando.

Desde entonces, Qualcomm ha interpuesto varias demandas contra Apple por infracción de patentes y quiere que la compañía de la manzana no pueda vender sus teléfonos en Estados Unidos (lo que significaría una reducción del 40% de las ventas de iPhone) ni tampoco en China.

Así las cosas y de cara al 2018, los de Cupertino quieren eliminar en su totalidad los chips Qualcomm de su producción, para incluir en sus dispositivos únicamente chips de módem de Intel y quizá también MediaTek, que cubrirían perfectamente sus necesidades.

Una de los principales motivos de esta decisión se encuentra en que, supuestamente, Qualcomm estaría ocultando el software que Apple necesita para probar los chips LTE en sus nuevos prototipos de iPhone e iPad.

En ese sentido, la compañía salió al paso de tales afirmaciones asegurando que: “El módem de Qualcomm que podría ser usado en la próxima generación del iPhone ya ha sido probado y utilizado. Estamos comprometidos a apoyar los nuevos dispositivos de Apple”.

Apple podría hacer oficial su decisión el próximo mes de junio. Allí se verá si finalmente se produce el divorcio definitivo entre las dos compañías.