1

¿Auge o caída? Proyecciones para el Bitcoin en 2018

Al principio, hablar de bitcoins y blockchain era un tema casi exclusivo de jóvenes, de foros de desarrolladores que experimentaban con este nuevo espacio.

Por: Redacción Alto Nivel
Tomado de Agenda WEF

Básicamente una criptomoneda es un medio digital de intercambio que tuvo sus inicios hace casi 20 años, allá por 1998, cuando el empresario Wei Dai sugirió la creación de un nuevo tipo de dinero descentralizado, de tal forma que los bancos y los gobiernos de los países no pudieran intervenir en su operación.

Años más tarde, Satoshi Nakamoto, inspirado en la ideología de Wei Dai, se dio a la tarea de crear lo que hoy conocemos como bitcoin. A la fecha, nadie sabe si es una o varias personas, ni su rostro, sexo o edad.

Su teoría recae en la idea de que en el juego del dinero, no todos los participantes son honestos y se aprovechan de su posición en el sistema financiero para obtener grandes ganancias por manejar el dinero de las personas.

Su solución fue crear un sistema virtual con nuevas monedas y nuevas reglas, en el que no habría intermediarios y las personas pudieran tener control directo sobre su dinero.

La idea del bitcoin se lanzó apenas semanas después de la quiebra de Lehman Brothers, cuando casi todo el sistema estuvo a punto de colapsar. En ese momento se hicieron notorias las fallas del dinero fiduciario y la gente deseaba otra alternativa.

La primera criptomoneda que se creó fue el bitcoin, lanzado oficialmente el 3 de enero de 2009, la cual es una moneda encriptada y codificada.

Su oferta está basada en la compraventa, en el crecimiento de los usuarios antiguos, los nuevos y las transacciones que se hacen diariamente.

El origen

Cuando Nakamoto creó el bitcoin también creó lo que conocemos como blockchain o cadena de bloques: un libro contable que hace que bitcoin sea público.

Este sistema le dio el poder a cada individuo de crear su propio banco, sin pedirle a nadie autorización para usarlo.

Su fórmula de cadena de bloques fue tan revolucionaria que de inmediato atrajo la atención de los dinosaurios económicos de Wall Street y de los principales bancos del mundo.

Una transacción en bitcoins tarda menos de un segundo para que se vea reflejada en su “wallet”. Sin embargo, a pesar de que se vea reflejada, aún no está verificada y los fondos no están disponibles para su uso.

La transacción es verificada por los mineros, robots que, a través de fuerzas matemáticas y de cálculo:

  • Verifican y encriptan la operación y;
  • Comprueban que realmente se hayan enviado bitcoins.

Al sumar varias operaciones se forma un bloque, el cual será integrado a la cadena de bloques, un sistema prácticamente irrompible.

Ecosistema creciente

Desde la creación de la primera criptomoneda y hasta la fecha han surgido alrededor de 900 distintas monedas virtuales, con diferentes protocolos y características.

La de mayor relevancia y confiabilidad continúa siendo el bitcoin.

Un principio fundamental de su protocolo es que solo puede llegar a una cantidad máxima de 21 millones de monedas.

Actualmente ya circulan alrededor de 16 millones.

El valor del mercado pasó de US$ 12 billones (US$ 12.000 millones en términos castizos) que tenía hace aproximadamente un año, a más de US$ 100 billones (US$ 100.000 millones) hasta julio pasado: un incremento cercano al 870%.

Para darnos una idea de cómo se mueve este mercado, se podría decir que el bitcoin duplicó su valor en agosto pasado: de US$ 2.000 a US$ 4.000 en unas cuantas semanas.

Aceptación creciente

Esto ha ido cambiando poco a poco; al principio, hablar de bitcoins y blockchain era un tema casi exclusivo de jóvenes, de foros de desarrolladores que experimentaban con este nuevo espacio.

Esta nueva forma de intercambio fue muy bien recibida por los millennials: su mayor atractivo radicaba en que las operaciones y el monitoreo se puede realizar vía internet, incluso pueden realizar acciones desde sus dispositivos móviles.

Pero desde 2013, tras una serie de escándalos y ante la volatilidad de las criptomonedas, los bancos y gobiernos están diseñando ya una estrategia para participar.

Y es que los números sin duda son alentadores. A principios de este mes, el bitcoin se posicionó por encima de los US$ 7.000 por primera vez en su historia, tras septuplicar su valor desde que comenzó el año.

El bitcoin ha generado enormes ganancias en lo que va del año y ha duplicado su valor en las últimas siete semanas.

La semana pasada alcanzó un máximo de US$ 7.066,44 en la bolsa de Bitstamp de Luxemburgo.

Proceso de adopción

En México aún existen muy pocos establecimientos de compraventa y empresas que acepten bitcoins como forma de pago.

Sin embargo es cuestión de tiempo para que esto cambie.

En Estados Unidos cada día son más. Incluso existen organizaciones que pagan parte de su nómina en esta modalidad.

Los analistas han pronosticado que el bitcoin podría llegar hasta US$ 7.500 en 2018.

Si estás interesado en comprar bitcoins, una de las formas más simples de trading es a través de CFDs y puede realizarse en 4 sencillos pasos con Avatrade: Abre una cuenta bursátil.

Hace unos años el bitcoin era una conversación de pasillo, hoy es una opción financiera sobre la que no podemos quedar fuera.