1
 

El verdadero desafío TI en Chile

Llega el comienzo de un nuevo año y parten las evaluaciones y los pronósticos. La importancia de las tendencias en el mundo de las tecnologías de la información (TI) se ha transformado en una suerte de rutero para asumir nuevos desafíos que nos permitan como empresas y como país seguir creciendo.

Por: Bernardo Segura, presidente Informat

De acuerdo a un reciente informe de Gartner,  el 2018 estará marcado por la Inteligencia Artificial (IA), la robótica, la Internet de las Cosas y el blockchain.  Según se indica en el estudio, la batalla de los fabricantes de tecnología se librará en la creación de sistemas que aprendan, se adapten y actúen de manera autónoma para el año 2020. El objetivo es emplear la IA para mejorar la toma de decisiones, reinventar modelos de negocio y ecosistemas.

Bernardo Segura, presidente Informat

La hiperconectividad actual apunta a conseguir que los objetos se conecten entre sí para interactuar de manera más fluida, estrechando la relación entre personas y máquinas, con importantes aportes en mayor eficiencia energética y ecosistemas sostenibles. Eso, mientras que el blockchain se encuentra en plena evolución y tiene potencial para convertirse en  una plataforma de transformación digital, ya que puede permitir el abandono de los mecanismos centralizados de transacción y registros y sentar las bases de negocios digitales, asegura Gartner.

Pero ¿de qué manera se inserta Chile en todo esto? Quizás algunos puedan pensar que son tecnologías que están fuera del alcance o lejos de ser una realidad en el país. Sin embargo, Chile no está ajeno a estas tendencias, muy por el contrario.

En Inteligencia Artificial, por ejemplo, las universidades llevan más de treinta años investigando y transfiriendo ese conocimiento a la industria; lo mismo sucede con las demás tecnologías. No obstante, Chile aún no cuenta con una política-país que promueva la investigación, la implementación y el buen uso de las TI. Han habido logros y pasos muy  importantes y avances en diversas áreas, pero aún hay trabas, ya sea por burocracia, por presupuesto y por cambio de administración, entre muchas otras causas.

Lo cierto es que en Chile el talento y las tecnologías están para saltar la brecha hacia el desarrollo. El desafío está en que de una buena vez se potencien las tecnologías de la información como motor y se aplique de manera transversal a la economía, a la educación, a la salud, al transporte, a la sociedad toda. No podemos seguir siendo solo consumidores de tecnología, porque ella por sí sola no es un verdadero aporte. Se requiere un objetivo concreto por el cual trabajemos todos (universidades, empresas y Estado) con un plan alineado y facilitador de la buena aplicación de las TI en la vida diaria de los chilenos. Esa meta debe ser la mayor tendencia para el 2018.

Adolfo Manaure

Entusiasta seguidor de la tecnología y las innovaciones que cambian el mundo. Director Editorial y COO en The HAP Group.