1
 

Mitos sobre la implementación de un ERP en la empresa

Las falsas creencias en cuanto a la adopción de software empresarial, ha propiciado que algunos empresarios y emprendedores no adopten una estrategia de innovación más completa para su empresa.

De acuerdo con el Reporte de Competitividad Global de la Secretaría de Economía, con la información del WEF, en la nueva metodología para determinar el índice de competitividad de los países, el rubro de la “Disponibilidad Tecnológica” mostró un cambio importante y es que, ya es considerado un requerimiento básico para el desarrollo de una economía.

“Aunque el ranking de este pilar presentó un aumento, aún falta que México impulse más proyectos en TI; tal es el caso de los Sistemas de Recursos Empresariales o ERPs, que facilitan la administración de una negocio y que permiten que a la par el motor económico del sector privado crezca”, comenta Dionisio Castillo, CEO de Intelisis, empresa mexicana con más de 30 años, desarrolladora de software empresarial.

Por otro lado, el directivo mencionó que, además del acceso a internet en la nación, es fundamental educar al empresario o emprendedor en materia de absorción tecnológica en su organización.

Sin embargo, existen falsos mitos que le han adjudicado a las soluciones tecnológicas empresariales, y que a su vez, han inhibido un crecimiento adecuado de las empresas mexicanas, ya que, aunque ahora se adoptan más avances TI, todavía hay un gran número de compañías que temen o desconocen de ciertas plataformas que apoyan la evolución del sector privado a nivel local y por tanto a nivel macroeconómico.

De esta manera, Intelisis enumera los mitos que los tomadores de decisiones deben desechar al momento de escuchar de temas de inversión en ERP algún otro instrumento de esta índole:

1.- Son muy costosos. Muchos empresarios cotizan precios que no van con las necesidades de su empresa. Así que, la inversión para un ERP depende del giro y tamaño de ésta. Lo que se busca con este tipo de herramientas es ahorrar dinero y ganar productividad, por lo tanto, el trabajo consiste en buscar un traje a la medida de la compañía. Aquí, los modelos de renta y adquisición del software juegan un papel muy importante al evaluar una compra.

2.-Si no son extranjeros no sirven. Definitivamente este mito es falso. Los ERPs extranjeros son muy buenos y cuentan con una gama de servicios muy extensa, no obstante, contratar un instrumento tecnológico nacional trae mejores beneficios, pues existen empresas expertas en el mercado mexicano, es decir, entienden las regulaciones legales y fiscales del país, además de cotizar en pesos, ventaja ante aquellas incertidumbres sobre el tipo de cambio.

3.- La implementación es muy tardada. Ésta va a depender del tamaño de la empresa, sin embargo, la obligación por parte de un ERP es hacer de este proceso algo muy ligero, lo que hay que tener presente, es recopilar toda aquella información que se desee administrar para que no haya   problemas al transferir la información a la herramienta, es decir, que esta sea verídica.

4.-Solamente son para empresas grandes. Aún existen empresarios que atañen que un ERP solo es para grandes corporativos, sin embargo hay compañías que ofrecen este servicio para pymes además de contar con distintas modalidades. En esta era, emprendedores deberían analizar el uso de estas herramientas, ya que les permitirá concentrar sus esfuerzos en cada parte del negocio, sin tener que ocuparse de todo un backoffice.

5.- Son muy difíciles de manejar. Realmente hay plataformas muy dinámicas, y esto dependerá del ofertante de la TIC o ERP. Sin embargo, muchas de ellas están hechas para que el empresario no se complique al operarlas, siempre es válido elegir un proveedor que dé seguimiento continuo personalizado así como un área de consultoría que apoyará a tener una evaluación previa del control de la información.

Se trata de hacer crecer a la empresa, y si ésta cuenta con un correcto manejo interno, también lo reflejará con sus clientes, sea cual sea el giro de la misma. Es así que, hacer uso de la tecnología se vuelve un desarrollo próspero en la columna empresarial de un país, y que al mismo tiempo, propicia una mejor calidad de vida de quienes lo conforman. Se necesita equipar de la mejor manera a nuestro motor económico en esta cuarta revolución tecnológica, ¿por qué no partir de un ERP?

Adolfo Manaure

Entusiasta seguidor de la tecnología y las innovaciones que cambian el mundo. Director Editorial y COO en The HAP Group.