1
 

La integración entre hombres y máquinas es indetenible

Para Diego Majdalani, VP de Dell EMC para Latinoamérica, la transformación digital es una realidad no abierta a debate que plantea a las empresas retos multidimensionales: desde la estrategia de digitalización a la infraestructura. Desde la capacitación del recurso humano a nuestro modelo de aprendizaje.

Recientemente Dell EMC liberó el estudio Realice 2030, cuyas revelaciones se centran en qué tan preparados están los líderes empresariales y tecnológicos del mundo para sacar adelante los retos digitales en los negocios, la tan resonada transformación digital, que ya pone en la escena la convivencia entre inteligencia artificial y la fuerza de trabajo humana.

Conversamos con Diego Majdalani, VP de Dell EMC para Latinoamérica sobre los principales insigths del estudio, y como habilitan reflexiones para el mercado latinoamericano.

La investigación cuantitativa realizada por Vanson Bourne a una población de 3.800 ejecutivos en todo el mundo sigue la historia seminal de Dell Technologies, “Hacer realidad el año 2030: La próxima era de la asociación entre humanos y máquinas”. Ese estudio proyectó que, para el año 2030, las tecnologías emergentes forjarán asociaciones entre humanos y máquinas que serán más inmersivas y ricas que nunca, lo que nos ayudará a superar nuestras limitaciones. Los líderes de negocios coinciden con esa predicción: el 82 % de los encuestados prevé que los humanos y las máquinas trabajarán como equipos integrados en su organización en los próximos cinco años.

No obstante, los líderes tienen opiniones encontradas respecto de si este futuro representa una oportunidad o una amenaza, y se encuentran divididos por la necesidad de mitigar esos riesgos.1 Por ejemplo:

  • El 48 % cree que cuanto más dependamos de la tecnología, más será lo que perderemos en caso de un ataque cibernético; el 52 % no está preocupado por esa posibilidad.
  • El 50 % de los líderes de negocios solicita protocolos claros en caso de que fallen las máquinas autónomas; la otra mitad se abstiene.
  • El 45 % afirma que las computadoras necesitarán descifrar entre comandos buenos y malos; el 55 % no cree que sea necesario.

Hay dos perspectivas extremas acerca del futuro: el temor impulsado por la ansiedad de la obsolescencia de los humanos o la visión optimista de que la tecnología resolverá los problemas sociales más graves. Estos puntos de vista diferentes pueden provocar que sea difícil para las organizaciones prepararse para un futuro que está cada vez más cerca y, sin duda, podrían obstaculizar las iniciativas de los líderes para llevar a cabo los cambios necesarios.

“Cuando se suma todo esto surgen varias conclusiones”, afirma Majdalani. “La primera: la transformación digital es una realidad no abierta al debate. La segunda, la interacción entre máquinas y personas en el trabajo se va a dar. La tercera, hay que prepararse en un sin número de dimensiones, que van desde la estrategia hasta los recursos. Y hoy, además de trabajar estos distintos frentes, si el liderazgo empresarial y tecnológico no parte de una infraestructura que permita sostener la transformación no lo van a poder lograr”.

Dada la promesa de un cambio radical, potenciado por el crecimiento exponencial de los datos y las aplicaciones, la capacidad de procesamiento y la conectividad necesarias para aprovecharlo, el 56 % de los consultados en el estudio especula que las instituciones educativas deberán enseñar cómo aprender en lugar de impartir conocimientos a fin de preparar a los estudiantes para trabajos que todavía no existen. Este pensamiento corrobora la proyección de IFTF de que el 85 % de los trabajos que existirán en 2030 aún no se inventaron.

“En lugar de entrenarte para acumular información, la educación debe estar orientada a aprender a aprender. Por la velocidad en la que van cambiando las cosas, ya no podemos dedicarnos a memorizar en que año fue la revolución francesa, sino cómo preguntar a las base de datos la referencias históricas para construir nuevos conocimientos”, comenta Majdalani.

Rodeados por obstáculos

Asimismo, muchos negocios no están adaptándose con la velocidad necesaria ni con el nivel de detalle necesario para superar los obstáculos comunes que les impiden funcionar como una empresa digital exitosa. Solo el 27 % de los negocios cree que lleva la delantera mediante la adopción de la digitalización en todo lo que hace. El 42 % no sabe si podrá competir en la próxima década y la mayoría (el 57 %) de los negocios tiene problemas para mantenerse al día con el ritmo de los cambios.

Los obstáculos principales para convertirse en un negocio digital exitoso en 2030 son los siguientes:

  • Falta de una estrategia y una visión digital: 61 %
  • Falta de preparación de la fuerza de trabajo: 61 %
  • Restricciones tecnológicas: 51 %
  • Restricciones de tiempo y dinero: 37 %
  • Leyes y normativas: 20 %

Al respecto Madjani, resalta que aún hay organizaciones que trabajan hoy con sistemas que tienen más de 15 años y que no les van a permitir a las empresas entrar al siglo XXI en términos de transformación digital. “Porque si yo quiero entrar al mundo digital y no tengo capacidad de analizar la información, o de almacenar a gran escala, o de conectar elementos, conectar instrumentos, o devices de todo tipo, difícilmente por más que tenga una estrategia la podré llevar a la práctica”.

Unidos por la necesidad de transformación

Si bien los líderes pueden estar divididos respecto de su visión del futuro y la forma de enfrentar los obstáculos que impiden el cambio, están unidos por la necesidad de transformación. Es más, la gran mayoría de los negocios cree que habrá avanzado considerablemente en su proceso de transformación dentro de cinco años, a pesar de los retos que enfrentan.

Es probable que se logre lo siguiente dentro de cinco años:

  • Contar con defensas de seguridad cibernética: 94 %
  • Brindar ofertas de producto como servicio: 90 %
  • Completar su transición a un negocio definido por software: 89 %
  • Lograr que I y D impulse la organización: 85 %
  • Proporcionar experiencias del cliente hiperconectadas con realidad virtual (RV): 80 %
  • Usar la IA para prever las exigencias del cliente: 81 %

¿Cómo acompaña Dell EMC este proceso en América Latina?

“Primero que todo, las compañías necesitan encarar a dónde quieren ir con la revolución digital. Los clientes nos están pidiendo que nos sentemos a diseñar con ellos la infraestructura que soporte sus objetivos de transformación digital. Y esto es un reto mutidimensional que involucra al centro de cómputo, la transformación de la fuerza de trabajo y cómo accede a la información las personas desde el PC, desde la tableta, la notebok, el celular o lo que fuera. Es la seguridad en todo ese entorno, porque cada nodo de acceso que se integra es un punto abierto y vulnerable a ataques”.

En el contexto de la industria, Diego Majdalani afirma que  Dell EMC tiene una oportunidad muy importante al poder ofrecer soluciones desde los extremos hasta el core de la infraestructura. “Podemos hablar de las PCs, del software a través de VMWare, de la infraestructura en el centro de cómputo, de la misma forma en la que puede hablar de todo el entorno de seguridad y de IoT. Si bien hay muchos jugadores importantes en ese continuum, como cliente ante los grandes desafíos de la transformación digital, si hay un proveedor que me permite sentarme y adecuar toda mi infraestructura digital hablando con un solo equipo el problema es menor al que supondría la integración de un montón de tecnologías de diferentes proveedores”.

1 Los líderes de negocios tienen opiniones encontradas respecto de lo que significará el cambio de la próxima era para ellos, su negocio y el mundo en general.

Insigths de la encuesta

Nuestras vidas

Proyección De acuerdo En desacuerdo
Los sistemas automatizados nos permitirán contar con más tiempo 50 % 50 %
Las personas se cuidarán mejor con dispositivos que hacen un seguimiento de su salud 46 % 54 %
Las personas absorberán y administrarán información de maneras completamente diferentes 54 % 46 %
Las máquinas inteligentes funcionarán como administradores de nuestras vidas y nos conectarán con bienes y servicios altamente personalizados 43 % 57 %
Será más difícil desconectarse de la tecnología 42 % 58 %

Nuestro trabajo

Proyección De acuerdo En desacuerdo
Vamos a ser más productivos, ya que la colaboración va a aumentar 49 % 51 %
Tendremos más satisfacción profesional, ya que podremos delegar tareas que no queremos hacer a máquinas inteligentes 42 % 58 %
Las instituciones educativas deberán enseñar cómo aprender en lugar de enseñar contenido para preparar a los estudiantes para trabajos que todavía no existen 56 % 44 %
Aprenderemos mientras trabajamos con RA 46 % 54 %
No sabe cómo serán los próximos 10 a 15 años para su sector y mucho menos para sus empleados 50 % 49 %

Negocio                                                                                                                    

Proyección De acuerdo En desacuerdo
Se deberán establecer protocolos claros por si fallan las máquinas autónomas 50 % 50 %
Cuanto más dependamos de la tecnología, más será lo que perderemos en caso de un ataque cibernético 48 % 52 %
Las computadoras necesitarán descifrar entre comandos buenos y malos 45 % 55 %
Vamos a ser parte de una fuerza de trabajo globalmente conectada y remota 49 % 51 %
La tecnología conectará la tarea adecuada con la persona correcta en el momento oportuno 41 % 59 %

 

 

Adolfo Manaure

Entusiasta seguidor de la tecnología y las innovaciones que cambian el mundo. Director Editorial y COO en The HAP Group.